Los taxistas bloquearán el camino al aeropuerto de Praga

Los taxistas de Praga protestarán contra Uber este lunes bloqueando la avenida Evropská, la vía más directa de acceso al aeropuerto.

Foto: Ľubomír Smatana, ČRoFoto: Ľubomír Smatana, ČRo Las protestas de los taxistas praguenses contra el servicio de transportes Uber ha subido un nuevo peldaño. Tras las concentraciones frente al aeropuerto Václav Havel de Praga de las semanas anteriores ahora han anunciado para el lunes 2 de octubre una marcha a 15 kilómetros por hora por las calles Lipská y Evropská. De esta forma bloquearán el tráfico del camino más directo entre el centro de Praga y el aeropuerto.

Los taxistas exigen una mayor actuación del Ayuntamiento de Praga contra Uber, una empresa de economía compartida que, a su parecer, supone una competencia desleal.

Así lo expresaba el taxista Štěpán.

“Pagamos un 50% más por el seguro obligatorio, un 50% más por el seguro del coche, mientras que los de Uber solo tienen un teléfono, la aplicación y el coche”.

Los chóferes que trabajan para Uber, bien contratados bien como autónomos, contactan con sus clientes mediante una aplicación móvil y no pagan concesión ni necesitan registrar sus vehículos como taxis. Tampoco tienen taxímetros, ya que el cliente paga por tiempo transcurrido y distancia recorrida, algo que calcula automáticamente la aplicación.

El Ayuntamiento de Praga insiste en que se realizan las inspecciones que obliga la ley, y que los conductores de Uber están también controlados, pero esta respuesta sigue sin satisfacer a los taxistas. Actualmente la cuestión de si Uber ofrece un servicio legal o no en Praga está en los tribunales y aún no se ha resuelto.

A día de hoy hay unos 2.000 conductores de Uber en Praga. La empresa asegura que no es una compañía de taxis, sino un intermediario en un servicio de economía compartida en el que conductor y cliente comparten trayecto.