Los socialdemócratas dicen Sí al Gobierno de Babiš

La Socialdemocracia integrará el gobierno de coalición minoritario con el movimiento ANO del primer ministro Andrej Babiš. Así lo anunció el líder Jan Hamáček este viernes después de conocer los resultados del referendo interno de su agrupación.

Jan Hamáček y Roman Onderka, foto: Facebook ČSSDJan Hamáček y Roman Onderka, foto: Facebook ČSSD Después de un extenuante tire y afloje que mantuvo en vilo a las fuerzas políticas del país, los socialdemócratas confirmaron que integrarán el nuevo gobierno de coalición encabezado por el líder del movimiento ANO, Andrej Babiš.

El Gobierno anterior lo formaron estas dos agrupaciones, pero fue dirigido por un primer ministro socialdemócrata e integrado además por los democristianos.

En la consulta socialdemócrata participaron 17.500 miembros del partido esparcidos por todo el país. “Quiero destacar que la participación del 64,7% de nuestros miembros demuestra que a los socialdemócartas les interesa lo que ocure en nuentro partido. El resultado del referendo es que el 58,5% respondió de manera positiva“, anunció Hamáček​.

Los detractores del acuerdo critican que el primer ministro, Andrej Babiš, afronta cargos por sospecha de abusos de fondos europeos y tiene cuentas pendientes con la Justicia.

Al diputado Lubomír Zaorálek, antiguo ministro de RR.EE. socialdemócrata, no le gusta que el Ejecutivo necesite el respaldo de los comunistas para recibir el voto de confianza de la Cámara Baja y para gobernar.

Lubomír Zaorálek, foto: ČTK/Kamaryt MichalLubomír Zaorálek, foto: ČTK/Kamaryt Michal “No se trata de una coalición completa. Es un acuerdo entre dos partidos que no tienen la mayoría absoluta. Así que no sabemos cómo funcionará”.

En las elecciones generales de octubre el movimiento ANO de Andrej Babiš fue el partido más votado. Sin embargo, no obtuvo los votos suficientes para gobernar en minoría.

Al igual que en elecciones anteriores resultó indispensable formar alianzas. Las agrupaciones que en un principio pudieron encontrar algunas similitudes con Babiš en sus programas como, por ejemplo, el Partido Cívico Democrático, los democristianos o los Alcaldes e Independientes, rechazaron apoyar a un primer ministro que tiene cuentas pendientes con la Justicia.

Andrej Babiš, foto: ČTK / Vít ŠimánekAndrej Babiš, foto: ČTK / Vít Šimánek Fue así como los socialdemócratas, derrotados en las elecciones, empezaron a coquetear con la idea de volver al Gobierno. Las cuentas pendientes con la Justicia y el eventual apoyo de los comunistas se presentaron como un obstáculo infalible entre algunos socialdemócratas y fue así como surgió la idea de convocar la consulta interna.

A la Socialdemocracia le corresponderán en el Gobierno de coalición minoritario los ministerios del Interior, Trabajo, Agricultura, Cultura y RR.EE., no obstante según se ha informado, el presidente de la República, Miloš Zeman, rechaza al candidato nominada para dicha cartera.

Los comunistas han asegurado desde el principio que están dispuestos a tolerar al Ejecutivo de Babiš y de la Socialdemocracia, o incluso un Ejecutivo minoritario.

El otro gran jugador de esta partida política ha sido el presidente Miloš Zeman que ha expresado su apoyo explícito a Babiš, al que nombró por segunda vez primer ministro, tras un primer y fallido intento por conseguir el voto de confianza de la Cámara Baja.