Los “choferes ciegos” representan un nuevo peligro para la seguridad vial

De los seis millones de conductores checos que circulan por las carreteras del país, alrededor de medio millón sufre de la vista, lo que les convierte en un peligro para la seguridad vial. Un estudio de la organización Autoklub indica que la mayoría de los conductores no cuida de su vista.

Foto: Barbora KmentováFoto: Barbora Kmentová En la República Checa, al igual que en otros países del mundo, existen directrices y normas esenciales a la hora de conducir un vehículo en la vía pública. Además del indispensable permiso de conducir, los conductores deberían respetar normas de comportamiento.

Un estudio de la empresa Autoklub arrojó cifras alarmantes sobre un nuevo peligro que ha empezado a multiplicarse en las carreteras del país. Alrededor de medio millón de choferes no ven bien, y a pesar de ello salen con sus vehículos.

La organización Autoklub y la agencia para la seguridad vial BESIP han puesto en marcha una campaña para alertar sobre el peligro de los llamados “choferes ciegos”, explicó Adam Eliáš, director de Autoklub.

Foto: Barbora KmentováFoto: Barbora Kmentová “Nuestro propósito es dar a conocer el problema. No es suficiente constatar que el vehículo está en buen estado y que tiene excelentes sistemas de seguridad. Los conductores son los que manejan y deben estar en buenas condiciones”.

Exagerando un poco, algunos expertos recomiendan que sería bueno mentalizar a los conductores en el sentido de que a aquella frase de “si conduces no bebas” podría añadirse algo como “antes de conducir visita al oculista”.

Las estadísticas de la Policía de Tránsito siguen siendo preocupantes. En 2016 en la República Checa fueron registrados 100.000 accidentes en carretera en los que 545 personas perdieron la vida.

Entre las causas más frecuentes se encuentra la violación de la velocidad máxima permitida, consumo de bebidas alcohólicas y drogas durante la circulación y ahora también los citados “choferes ciegos”.