Las mujeres son activas en la gestión empresarial

Las mujeres en Chequia participan en medida cada vez mayor en la gestión empresarial, incluso en sectores considerados masculinos.

Foto: Gerd Altmann / CC0 / Pixabay Foto: Gerd Altmann / CC0 / Pixabay Desde hace unos dos decenios se ha ido registrando en el mundo desarrollado, incluida la República Checa, una mayor participación de la mujer en la actividad empresarial. Esto se debió al avance del proceso de emancipación de la mujer. Las mujeres no se conforman con ser madres y amas de casa solamente, sino que quieren aprovechar sus conocimientos y aptitudes también de otra forma. Y esto trae beneficio económico a todo el país.

Los comienzos no siempre son fáciles, más cuando se tiene familia con hijos, a los que la mujer que promueve actividades empresariales no quiere dejar de lado, según lo documenta la experiencia de Eva Hronová. A finales de los años 90 sus hijos eran muy pequeños, y nadie quería emplearla por temor a que faltara frecuentemente al trabajo por algún problema con los niños, según cuenta.

Helena Kohoutová, foto: LinkedIn de Eva KohoutováHelena Kohoutová, foto: LinkedIn de Eva Kohoutová ”En ese entonces estaba dispuesta a aceptar cualquier trabajo, aunque menos remunerado, porque estaba desesperada. Así por ejemplo, acepté el puesto de ayudante en un comedor de escuela”.

Pasado algún tiempo, Eva Hronová decidió crear su propia empresa. Actualmente lleva 18 años en la gestión empresarial, y su compañía suministra electromaterial a compañías de montaje. Este año Hronová se mereció la máxima distinción en la categoría ‘Pequeña Empresa’, en el proyecto nacional ‘Reconocimiento a las Empresarias Checas’’.

La fundadora del proyecto, Helena Kohoutová, indicó que las mujeres incluidas en la clasificación este año tienen ciertas características comunes.

”Los primeros lugares en el concurso ‘Reconocimiento a las Empresarias Checas’ en las distintas categorías lo ocuparon mujeres que tienen una compañía especializada en sectores de producción considerados hasta el presente más bien masculinos. Estas mujeres son más dinámicas y mostraron un mayor coraje”.

Foto: Ambro / FreeDigitalPhotosFoto: Ambro / FreeDigitalPhotos Los economistas valoran en las mujeres empresarias el hecho de que tienen otras prioridades que los hombres. Su mayor impulso en la mayoría de los casos es el deseo de ayudar, mientras que el alcanzar ganancias inmediatas queda en segundo plano. Además, quieren dedicarse tanto a su compañía como a su familia, por lo que no insisten en un rendimiento máximo. Prefieren conservar su clientela actual y un crecimiento continuo, en vez de entrar en riesgo para conseguir mayores ganancias.

Unas 9.000 mujeres checas crearon su propia empresa el año pasado, según datos de la Asociación para la Pequeña y Mediana Empresa. La viceministra de Industria y Comercio, Pavla Sluková, prevé que este año su número podría ser un 25% aún mayor.

”Las mujeres empresarias constituyen un componente importante de la economía checa, porque el número de compañías en propiedad de las mujeres aumenta constantemente. El hecho de que la economía checa se encuentre en tan buenas condiciones se debe en gran medida a las mujeres empresarias de este país”.

Un considerable número de mujeres deciden montar una empresa porque se ven obligadas por una situación que enfrentan en su vida. Algunas mujeres asumen la dirección de una empresa familiar, otras lo hacen porque tienen hijos pequeños y no encuentran trabajo. Esto se debe mayormente a que en la República Checa no está muy extendida todavía la jornada laboral reducida.