Las mujeres ganan en Chequia un 22% menos que los hombres

El informe sobre la igualdad entre hombres y mujeres de 2017 confirma la posición de Chequia como el país de la UE con mayor diferencia salarial entre géneros. Las mujeres ganan en promedio un 22% menos que sus colegas.

Foto ilustrativa: Comisión EuropeaFoto ilustrativa: Comisión Europea Un médico en un hospital gana en la República Checa unos 2.700 euros. Su compañera, en la misma posición, 800 euros menos. La realidad laboral checa sigue discriminando a las mujeres, como confirma el informe de Igualdad de Géneros de 2017, presentado este miércoles por el Ministerio de Justicia al gabinete de Gobierno.

Radan Šafařík, foto: ČTRadan Šafařík, foto: ČT Las trabajadoras checas cobran en promedio un 22% menos que sus colegas de género masculino. La diferencia llega a un 30% en la categoría laboral de graduados universitarios.

De acuerdo con el director del Departamento de Igualdad de la Oficina del Gobierno, Radan Šafařík, una de las causas principales es el largo periodo que las mujeres se toman de excedencia por maternidad.

“Lo interesante es que en la categoría de edad de menos de 30 años las mujeres ganan solo un 10% menos, el solo lo digo entre comillas. Es evidente que la apertura de esta brecha coincide con la edad de fundación de una familia y la salida del mercado de trabajo por un tiempo considerable”.

En la República Checa, una vez concluida la baja de maternidad, de seis meses de duración, cualquiera de los dos progenitores tiene derecho a una excedencia laboral de como máximo tres años, pasada la cual pueden volver a su antiguo puesto de trabajo. Como parte de la excedencia el Estado les paga además una prestación de 430 euros mensuales.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů Aunque en teoría tanto el padre como la madre pueden pedirse la excedencia, o incluso alternarse, es normalmente la madre la que se la toma, al ser habitualmente la que menos gana. Mientras que en 2017 había más de 300.000 mujeres en este tipo de baja parental, los hombres llegaban solo a los 5.000.

El sistema educativo fomenta además que la excedencia se tome en su duración máxima, ya que apenas existen guarderías públicas para niños menores de tres años, y toda la red de jardines de infancia está sobrecargada. El año pasado las guarderías públicas tuvieron que rechazar a 33.000 niños.

Entre las medidas propuestas por el Ministerio de Justicia para atajar el problema se encuentra el apoyo a los grupos de cuidado de niños en común, que suponen una alternativa a los jardines de infancia, más servicios de atención a ancianos, que deberían aliviar las obligaciones familiares, y una campaña para fomentar el que los hombres se ocupen más de sus hijos.