Las mujeres checas cobran mucho menos que los hombres

Chequia es uno de los países europeos donde existen las mayores diferencias salariales entre las mujeres y los hombres.

Foto ilustrativa: Klára StejskalováFoto ilustrativa: Klára Stejskalová Las mujeres en Chequia suelen trabajar en las profesiones peor remuneradas. De ello advierte un reciente estudio, realizado por encargo del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Según sus resultados, la diferencia en los salarios mensuales de los hombres y las mujeres es de 261 euros como media a favor de los hombres. En el caso de los hombres y mujeres con educación universitaria, la diferencia es de 585 euros.

La República Checa ocupa el segundo lugar a nivel de la Unión Europea donde se registran las mayores diferencias salariales entre los sexos, alcanzando éstas el 22% en promedio, según sostiene Alena Křížková, una de las autoras del mencionado estudio.

”Las mujeres suelen trabajar en profesiones diferentes que los hombres, en profesiones con sueldos bajos. Se trata del sector de educación y atención social, son secretarias administrativas, y algunas ocupan cargos menores. Mientras tanto, los puestos de gerente o director de alguna institución o empresa, que son mucho mejor remunerados, suelen ocuparlos los hombres”.

El estudio reveló asimismo que las diferencias en la remuneración en la República Checa se incrementan paradójicamente con el creciente nivel de educación. La Comisión Europea planteó en 2014 una serie de recomendaciones encaminadas a reducir las diferencias salariales entre los hombres y las mujeres, sostiene Pavlína Žáková, asesora económica de la representación de la Comisión Europea en Chequia.

”Entre las medidas recomendadas por la Comisión Europea figura la introducción de auditorías de remuneración en las empresas, la obligación de los empleadores de dar a conocer públicamente el sistema de remuneración que aplican, así como el derecho de los empleados a exigir que el gerente los familiarice con el sistema y la estructura salarial en ese centro de trabajo determinado”.

Michaela Marksová, foto: Filip JandourekMichaela Marksová, foto: Filip Jandourek Una tercera parte de los países comunitarios aceptó esas recomendaciones, pero la República Checa no figura entre ellos, indica Michaela Marksová, ministra de Trabajo y Asuntos Sociales.

”Podemos observar que los países que quieren reducir las diferencias en la remuneración de los sexos procedieron a cambios legislativos. A raíz de esas nuevas normativas, las empresas de mayor tamaño, lo que se establece por ley, deben someterse a una auditoría de las diferencias salariales entre las mujeres y los hombres”.

Como destacara la ministra, el salario bajo afecta tanto a la mujer, como a sus hijos y toda su familia. Más cuando la mujer tiene hijos menores de edad, es divorciada, y vive sola con los niños. Recordemos en este contexto que la Unión Europea declaró el 3 de noviembre como Jornada Europea de la Remuneración Equitativa.