Las lluvias causan problemas en el norte del país

Fuertes lluvias han azotado varias regiones del oeste y noroeste de la República Checa causando el desbordamiento de algunos ríos e inundando viviendas. Las precipitaciones se trasladan ahora al este del país, pero los meteorólogos advierten de que el resto del verano será por lo general muy lluvioso.

Foto: ČTKFoto: ČTK Las intensas lluvias en las últimas horas han causado durante la noche del miércoles al jueves que varios ríos menores de las regiones de Ústí nad Labem, Liberec y Pilsen se desborden. Muchos sótanos han sufrido las consecuencias al verse inundados.

Eso pasó por ejemplo en la localidad de Zátor u Hostomic, cerca de Beroun, donde además de una vivienda, el agua del Chumava anegó el sótano de una residencia de jubilados. Los bomberos pasaron la noche achicando agua tras haber evacuado a las personas mayores a un lugar más seguro.

Según una vecina de la localidad, el agua nunca había causado tantos problemas.

“Aquí siempre llueve mucho y hay problemas, varias veces al año, pero nunca había visto tanta agua como ahora”.

Donde más ha llovido ha sido sin embargo en regiones montañosas del norte donde el agua caída ha llegado incluso a los 90 litros por metro cuadrado. La alerta de inundación se mantenía aún durante el jueves para el río Šmědá a su paso por Višñová. Vladimíra Erbanová, alcaldesa de esa localidad de la región de Liberec, comenta lo larga que ha sido la noche en el pueblo.

Foto: ČTKFoto: ČTK “La gente intentaba ayudar a los afectados de cualquier manera, subiendo los muebles a pisos más altos y cosas así, porque el río ha subido a mucha velocidad. En algunos lugares hemos instalado por primera vez barreras para parar la inundación”.

Durante el jueves y la mañana del viernes las lluvias de intensidad se producirán en el este y noreste del país, en las regiones de Olomouc, Zlín, Moravia-Silesia.

Pero ahí no acabará la cosa, porque según el Instituto de Meteorología Checo el resto del verano va a seguir siendo muy lluvioso. Tan solo durante la primera mitad de agosto se prevé que el tiempo sea el habitual de los meses de verano. Por lo demás, temperaturas calurosas pero con lluvias frecuentes y humedad, unas condiciones que celebrarán al menos los recogedores de setas.