La virtuosa dominicana Aisha Syed regaló a Praga una sonrisa de ángel

La magia de la ciudad, el fino repertorio y el encanto de Aisha Syed, fueron una mezcla perfecta para hacer inolvidable el debut de la virtuosa dominicana en Praga.

Aisha Syed, foto: Facebook oficial de Aisha SyedAisha Syed, foto: Facebook oficial de Aisha Syed Aisha Syed confirmó en Praga su merecido lugar entre las grandes violinistas del mundo. Su interpretación de La Campanella de Paganini fue como una sonrisa de ángel.

La humildad que la domina es reflejo de su grandeza musical y sano carisma personal.

“Es un gran honor estar aquí en Praga por primera vez. Es realmente un gran placer poder debutar acá en la Capilla de los Espejos“.

La monumental Capilla de los Espejos, situada en el Clementinum, sede de la Biblioteca Nacional, fue el lugar escogido para el debut de Aisha Syed. El lugar guardaba una sorpresa para la virtuosa dominicana, de la que se enteró hasta después de su concierto praguense.

Resulta que la fantástica acústica del lugar cautivó de tal manera a Mozart, que éste no evitó tocar en uno de los dos órganos que se imponen en el interior de la capilla.

PAisha Syed, foto: Jan Juránek, Consulado DominicanoAisha Syed, foto: Jan Juránek, Consulado Dominicanoara su exitoso debut en Praga, Aisha Syed, cuidó hasta el último detalle, tal y como lo demuestra el repertorio escogido.

“Este repertorio incluye la Sonata de Cesar Franck, para violín y piano, la Melodía Hebrea, que recién la tocamos en Jerusalén, lo cual fue para mí un gran privilegio ya que soy cristiana, y la Campanella de Paganini. Entre muchas otras canciones y piezas que son preciosas, y también forman parte de nuestra idiosincrasia, como dominicanos, como es el caso del Por Amor del maestro Rafael Solano”.

Aisha Syed nos contó que además del magnífico público y atmósfera mágica de la ciudad, en Praga se perfila la posibilidad de cooperar con músicos locales y repetir pronto un viaje a la ciudad.

“Para mí, bueno está Smetana, Martinů, Dvořák, Janaček, que son cuatro compositores exquisitos. En particular me fascina Dvořák y estar acá y saber que pisaron tal teatro, en aquella calle, y haber pasado por ahí me emociona mucho”

“Hemos estado reuniéndonos con distintas instituciones orquestales, realmente creo que en el año que viene habrá una gran oportunidad, aún no quiero desglosar la orquesta con la que estaré tocando, pero tomará lugar creo que en julio del año que viene. Estamos súper felices, me encanta esta ciudad, para mí un privilegio, y esto súper emocionada”.

Consultada sobre la música clásica checa y sus mayores representantes, Syed confesó que hay varios compositores que la fascinan, pero uno en especial.

“Para mí, bueno está Smetana, Martinů, Dvořák, Janáček, que son cuatro compositores exquisitos. En particular me fascina Dvořák y estar acá y saber que pisaron tal teatro, en aquella calle, y haber pasado por ahí me emociona mucho”.

Aisha Syed, foto: Jan Juránek, Consulado DominicanoAisha Syed, foto: Jan Juránek, Consulado Dominicano Aisha Syed ha tenido dos años de mucha actividad a nivel internacional que la han llevado de un lado al otro del planeta, según nos ha relatado.

“Hemos estado de gira este año en Asia: Japón, Corea, China, haciendo varios conciertos. En Europa habíamos hecho solo Italia hasta ahora, seguimos hacia Holanda, Londres. Acabamos de estar en Israel. Hicimos Argentina, Chile, República Dominicana, claro está, en Ecuador una gira de cinco conciertos”.

Ese ir y venir de Aisha Syed por el mundo, se ha visto enriquecido con algo más, además de deleitar a los más variados públicos con su talento, fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad.

“Gracias a todas la personas que me han apoyado para este evento, como la Oficina de Turismo de República Dominicana, el Consulado de la República Dominicana. Realmente para mí ha sido un gran placer estar acá”
“Es una gran, gran responsabilidad, es hermoso. Hace dos años el señor presidente me reconoció con ese prestigio, para mí es realmente gran privilegio, y no solo eso, sino una responsabilidad llevar la bandera oficialmente de mi país, honoríficamente claro está, pero alrededor del mundo. Para mí, mi país ha sido un gran pilar en mi carrera, entonces que más que retribuir toda esa ayuda retornando un granito de arena en cada país al que viajo”.

Como parte de sus labores, la embajadora Syed impulsa el amor por la música a los jóvenes hispanoamericanos donde quiera que se encuentren.

“Este año, y el año pasado, he estado mucho de gira por Sudamérica, el Caribe y demás, conectándome con la audiencia hispana. He visto un crecimiento grande en países como Chile, Argentina, Ecuador, los cuales están con muchos programas juveniles, infantiles de música”.

Con gran sinceridad y honestidad, Aisha Syed comparte con la juventud un consejo de vida.

Auditorio de Aisha Syed, foto: Jan Juránek, Consulado DominicanoAuditorio de Aisha Syed, foto: Jan Juránek, Consulado Dominicano “Y para los jóvenes, para mí como cristiana que soy lo más importante es entregarle todo a Dios. Primero que todo, yo todo lo que hago, todos mis conciertos, se los dedico a Dios. También disciplinarse y esforzarse a un grado extraordinario. Me gusta mucho esa idea de esforzarse hasta más no poder, y claro vivir la vida, ser feliz, valorar la familia, antes que una carrera, antes que cualquier trabajo, porque realmente después de Dios es lo más importante”.

Aisha Syed, fue la niña prodigio de República Dominicana que descubrió su pasión por el violín a los cinco años de edad. Recuerda que entonces se dijo esto es lo que quiero hacer toda mi vida.

“Bueno, yo inicié en Santiago de los Caballeros de República Dominicana, cuando tenía cinco años, a los 11 años se me da la increíble oportunidad de debutar ya como solista tocando el concierto de Max Bruch, acompañada de la Orquesta Sinfónica Nacional de mi país. Para mí fue una ocasión muy importante, y fue en cierta forma lo que le dio inicio a mi carrera formalmente”.

Klára Hálková y Ramón Feliz Peña, foto: Jan Juránek, Consulado DominicanoKlára Hálková y Ramón Feliz Peña, foto: Jan Juránek, Consulado Dominicano Pero su éxito fue más que un asunto personal, roció de entusiasmo y esperanza a miles de jóvenes de América Latina y del mundo.

“Ya después a los 13 años me admiten en la Yehudi Menihin School, que es una escuela que para mí fue de gran bendición. Aprendí el real significado de la disciplina, luego el Royal College of Music, donde fui becada completamente, el Guildhall School of Music and Drama, donde estudió Jacqueline Du Pré“.

Aisha Syed se despidió con la esperanza de un pronto reencuentro con su público checo, y con un sincero agradecimiento con los que hicieron posible su debut praguense.

“Gracias a todas la personas que me han apoyado para este evento, como la Oficina de Turismo de República Dominicana, el Consulado de la República Dominicana. Realmente para mí ha sido un gran placer estar acá”.

Aisha Syed dedicó a todos su canción predilecta, ese himno universal del maestro dominicano Rafael Solano, Por Amor.

La Capilla de los Espejos
En un principio la capilla estuvo consagrada a la Anunciación de la Virgen María. El espectacular fresco del techo, dividido cinco partes, fue inspirado en la oración del Ave María.
Además de la decoación con espejos que le dan el nombre, a la capilla dominan dos órganos, verdaderas obras maestras del siglo XVIII. La acústica de la capilla resulta impresionante, a tal punto que el propio Mozart tocó en uno de los dos órganos mencionados.
Desde mediados de 1930 la capilla se utiliza como sala de conciertos y es la mayor joya arquitectónica del Clementinum, sede de la Biblioteca Nacional de Praga.