La solución de la crisis checa se llama Ivan Pilný

La crisis del Gobierno checo parece superada. El primer ministro, Bohuslav Sobotka, aceptó la nominación de un nuevo jefe para la cartera de Finanzas en lugar de Andrej Babiš sospechoso de evasión de impuestos. El cambio debe ser ahora aprobado y ejecutado por el presidente de la República, Miloš Zeman.

 Ivan Pilný, foto: ČTK Ivan Pilný, foto: ČTK A pocos meses de las elecciones generales, programadas para el mes de octubre, la coalición de Gobierno se enfrascó en una dura crisis que amenazó con la caída del Ejecutivo.

Para el primer ministro, Bohuslav Sobotka, el detonador de la crisis fue Andrej Babiš, vice primer ministro y ministro de Finanzas, que a la vez lidera el movimiento ANO, la segunda mayor formación del Gabinete tricéfalo.

El magnate Andrej Babiš protagonizó un escándalo en el que aparece como sospechoso de evasión de impuestos tras la venta y compra de bonos de una de sus empresas.

Andrej Babiš:
“La solución está en que el presidente me destituya y que después confirme en mi lugar al Sr. Pilný”.

Ante la supuesta falta de ecuanimidad, el primer ministro pidió la cabeza de Babiš quien se defendió a capa y espada. Se rehusó a dimitir asegurando que no existe razón alguna para dejar el cargo.

Después de muchas semanas de tensión absoluta, Sobotka aceptó a un nuevo candidato para la cartera de Finanzas propuesto por el movimiento ANO. Se trata de Ivan Pilný, diputado de dicha formación y jefe del Comité Económico de la Cámara Baja, según lo confirmara el propio Sobotka.

Andrej Babiš, foto: ČTKAndrej Babiš, foto: ČTK“Espero que el presidente de la República (Miloš Zeman), tras volver de su viaje a China, revoque al ministro de Finanzas, Andrej Babiš, y nombre en su lugar al señor Ivan Pilný“.

La candidata anterior, la vice ministra de Finanzas, Alena Schillerová, fue rechazada por Sobotka debido a supuestos vínculos estrechos con Babiš, pero ahora tocará mover ficha a Zeman.

Tras el estallido de la crisis, el presidente Zeman se puso en contra de Sobotka y expresó su respaldo a Babiš. Un tanto acorralado, Babiš cambió de opinión y ahora se presenta como una especie de salvador con la nominación de Pilný.

Ivan Pilný:
“Tuve que dejar de lado mis sentimientos personales. Había rechazado las sugerencias extra oficiales sobre una nominación a ministro. Ahora es necesario resolver una crisis…”

“La solución está en que el presidente me destituya y que después confirme en mi lugar al Sr. Pilný. Me alegra que el movimiento ANO haya representado un aporte para la solución de la crisis“.

El vice primer ministro, Pavel Bělobrádek, expresó que no esperaba nada bueno del futuro ministro, mientras que empresarios y representantes de varias Cámaras Comerciales saludan la decisión tomada para poner fin a la crisis.

Ivan Pilný
Diputado independiente por el movimiento ANO, Ivan Pilný ha destacado como hombre de negocios, ejecutivo e inversor. Entre los años 1992 y 1998 fue director de la filial checa de la empresa Microsoft, después dirigió la compañía Český Telecom. Posteriormente fue nombrado director general del operador alternativo eTel. Desde 2003 es presidente de TUESDAY Business Network y desde 2013 miembro de la Cámara de diputados.

El propio Pilný aseguró que se trató de una decisión difícil, pero necesaria para salir del atolladero.

“Tuve que dejar de lado mis sentimientos personales. Había rechazado las sugerencias extra oficiales sobre una nominación a ministro. Ahora es necesario resolver una crisis y me alegra que haya podido ayudar a solucionarla“.

La solución está ahora en manos del presidente de la República, Miloš Zeman, quien hasta el momento había frenado las propuestas del primer ministro Sobotka y con su actitud estaba sembrando el terreno para una crisis constitucional.

Las tres agrupaciones de la coalición gubernamental, la Socialdemocracia, el movimiento ANO y el democristiano Partido Popular, desean llegar al final del período de funciones sin la necesidad de convocar elecciones anticipadas.