La República Checa tiene una de las mayores redes de bibliotecas públicas

Chequia se sitúa entre los países con más bibliotecas a nivel mundial. Su amplia red es cuatro veces superior al promedio de los países de la Unión Europea.

Biblioteca Nacional de la República Checa, foto: Anton Fedorenko CC BY-SA 3.0Biblioteca Nacional de la República Checa, foto: Anton Fedorenko CC BY-SA 3.0 Con una biblioteca pública por cada 2000 habitantes, Chequia sobresale a nivel europeo y mundial. El origen de esta amplia red se debe a una acertada ley, según comenta el director del Instituto de Bibliotecología, Vít Richter.

“Diría que se ha tratado de algo muy sencillo. Resulta que en 1919 fue aprobada una ley que determinaba que todas las aldeas y pueblos debían establecer y administrar una biblioteca pública. Debido a dicha directiva contamos con una amplia red de bibliotecas”.

Gracias a esa ley las bibliotecas públicas se mantuvieron a pesar de los difíciles capítulos de la historia checa, durante el nazismo y el comunismo, indica Richter.

Vít Richter, foto: Marián Vojtek, ČRoVít Richter, foto: Marián Vojtek, ČRo “Aquella ley fue la que dio el gran impulso. No obstante, en 1949 fue aprobada una nueva ley, que respondía a los intereses socialistas, a esa ideología, pero mantuvo la obligación de la fundación de bibliotecas públicas”.

Los tiempos y las leyes cambian. Con la aprobación de una ‘ley moderna’ desapareció la obligatoriedad inicial de abrir bibliotecas, explicó el experto.

“Ahora tenemos una nueva ley, aprobada en 2001. Las aldeas y los pueblos ya no están obligados a fundar y administrar bibliotecas”.

El nuevo cambio no afectó en gran medida el funcionamiento de las bibliotecas tal y como habían pronosticado algunos expertos, recordó Richter.

“Temimos que con el cambio desaparecerían las bibliotecas de manera masiva, pero no fue así. No se ha dado un cierre dramático, debo decir que en algunos pueblos las bibliotecas fueron reabiertas y en otros rehabilitadas sus instalaciones”.

La Biblioteca Municipal en Praga, foto: VitVit CC BY-SA 4.0La Biblioteca Municipal en Praga, foto: VitVit CC BY-SA 4.0 No obstante, el futuro de la biblioteca tradicional está en juego desde hace varios años. Es por eso que muchas instituciones han optado por ofrecer programas diferentes con una mayor interacción entre la institución y los lectores. No hay que olvidar, por ejemplo, la aparición de los libros electrónicos, que hoy también ocupan un lugar en las bibliotecas modernas. Vít Richter reitera la necesidad de mirar hacia adelante.

“En cuanto al futuro, nos gustaría que alguien le preste más atención, porque en el último periodo notamos una reducción del número de préstamos. Me refiero a libros y revistas”.

La reducción de préstamos de libros es patente a nivel mundial, por lo que resulta indispensable descubrir nuevas vías para no perjudicar la red existente, según ha confirmado Richter.

“No se trata de algo que afecta solo a la República Checa. La gente tiene ahora otras posibilidades vinculadas con el desarrollo de Internet y las tecnologías informáticas”.

Independientemente de las dificultades que atraviesan las bibliotecas, la fuerte red se mantiene gracias a la pasión de los checos por la lectura, recalcó Richter

La Biblioteca en la ciudad de Český Krumlov, foto: J.Šneider CC BY-SA 4.0La Biblioteca en la ciudad de Český Krumlov, foto: J.Šneider CC BY-SA 4.0 “Yo diría que los checos se encuentran entre las naciones con una fuerte afición por la lectura. Los grandes sondeos que realizamos con frecuencia indican que el 18% de los adultos reconoce que no leen ni un solo libro al año”.

El director del Instituto de Bibliotecología, Vít Richter, recalca que los checos siempre han sido grandes lectores y a pesar de la aparición de nuevas distracciones su fidelidad a la lectura se mantiene.

“En caso de hacer la consulta, por ejemplo…en Portugal, el 59% de los encuestados respondería que no leen ni un solo libro al año. En los países miembros de la Unión Europea el promedio en la misma categoría es del 40%”.

A nivel europeo los mayores lectores se encuentran en Suecia, Dinamarca, en los países nórdicos en general, mientras que el menor número de lectores está en los países del sur del continente.

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)