La mitad de los checos se encarga de cuidar a sus padres cuando ya son ancianos

Más de un 40% de los checos cuida de sus padres cuando estos están enfermos o demasiado ancianos para ocuparse de sí mismos, según un estudio de la agencia Ipsos.

Foto ilustrativa: Comisión EuropeaFoto ilustrativa: Comisión Europea Mujeres cerca de la edad de jubilación o ya jubiladas que se ocupan de su madre, ya anciana. Ese es el perfil prototípico del adulto checo que se encarga del cuidado de sus progenitores en la República Checa, según un estudio de la agencia Ipsos para la asociación Život 90, dedicada a la asistencia a los más mayores.

De la encuesta se desprende que más de dos quintas partes de los checos asiste de alguna manera a sus padres. En muchos casos se trata de una asistencia total de 24 horas, un trabajo que además no está remunerado.

Esto puede tener consecuencias mentales y físicas, y reflejarse en la vida personal del hijo cuidador. Es el caso por ejemplo de Danuše Davidová, que cuida de su madre en Praga.

“Tuve que dejar mi trabajo, porque no habría sido capaz de aguantarlo físicamente. Yo misma también tengo problemas de salud, soy asmática. En el trabajo tenía mi propio régimen, pero tuve que dejarlo, no se podía hacer de otra manera”.

Foto ilustrativa: Honza Ptáček, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Honza Ptáček, Radiodifusión Checa Es por ello que muchos de los encuestados afirman que valorarían si su empleador le pusiera las cosas más fáciles en este sentido. Un 40% considera que las empresas deberían ofrecer a los hijos al cargo de sus padres una jornada laboral flexible. El 22% cree que se podría dejar de trabajar en el periodo de transición y después compensarlo.

Algunas empresas ya empiezan a darse cuenta de esto, afirma Jan Hauptman, de la compañía JTI.

“En nuestra empresa no es raro tener una jornada flexible o media jornada. Es normal y corriente que los empleados tengan 20 días de trabajo que la empresa compensa plenamente si se dedican a cuidar de su familia o se ponen enfermos ellos mismos”.

En este sentido, el 17% de los encuestados piensa que una de las bonificaciones de las empresas a sus trabajadores podría ser precisamente una ayuda financiera para el cuidado de familiares enfermos.

Además del sector privado, el Estado también está empezando a tender la mano a los hijos encargados de sus padres. Desde este mes hay disponible un tipo de baja laboral especial. Jana Hanzlíková, del Ministerio de Trabajo, da más detalles.

Foto ilustrativa: Barbora NěmcováFoto ilustrativa: Barbora Němcová “Es para la gente a la que se le viene encima una situación de crisis en la familia. Un ser querido vuelve de estar hospitalizado, y necesita ayuda. Esta dotación tiene unos criterios definidos. El familiar debe haber estado como mínimo siete días hospitalizado, y el médico al cargo debe constatar quela persona a la que manda a casa necesita como mínimo 30 días de estar al cuidado de otra persona”.

Este tipo de baja para ayudar a un familiar enfermo tiene como máximo 90 días de duración, y el Estado le pagaría al beneficiario el 60% del salario.

La República Checa se encuentra entre los países europeos con mayor porcentaje de gente en edad de trabajar que se hace cargo de sus mayores. Según el Eurobarómetro de 2002 se trataba de cerca del 18%. Un porcentaje mayor solo tienen Polonia, Turquía, Bélgica y los países bálticos. En España es un 12% y la menor proporción se da en Dinamarca, con un 5%.

De acuerdo con una investigación de la Universidad Carolina, unos 80.000 mayores checos reciben cuidados en el ámbito familiar, especialmente por parte de mujeres: esposas, hijas o nueras. En promedio una familia checa dedica 41 horas a la semana a ocuparse de sus ancianos.