La mayoría de los checos está en contra del “czexit”

El 54% de los checos prefiere permanecer en la Unión Europea. Entre los que más apoyan la integración son los jóvenes y los jubilados.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea La mayoría de los checos prefieren quedarse en la Unión Europea. Sin embargo, en el contexto centroeuropeo, Chequia sigue siendo el país más euroescéptico.

En una reciente encuesta llevada a cabo por e1 think-thank Europeum se les pregunto a los checos, húngaros, austriacos, eslovacos y eslovenos, si querían permanecer en la Unión Europea. Según los resultados, e1 54% de los checos prefieren formar parte de la Unión, mientras que el 34% está en contra y e1 12% no respondió.

Christian Lassen, investigador de think-thank Europeum con sede en Praga, comentó los resultados.

Christian Lassen, foto: EuropeumChristian Lassen, foto: Europeum “Si comparamos Chequia con Austria, Eslovaquia, Eslovenia y Hungría, resulta el país mas euroescéptico. En general, los jóvenes se muestran mas a favor de la UE. Sin embargo, también los jubilados apoyan el proyecto europeo común. Los que están en contra son sobre todo las personas de entre 36 y 65 anos”.

Mientras que muchos de los jóvenes han tenido la oportunidad de aprovechar programas educativos como e1 Erasmus, hablan idiomas y se sienten más europeos que la generación de sus padres, en el caso de los jubilados parece que la experiencia de los 40 años pasados bajo un régimen comunista apoyado o impuesto por la Unión Soviética podría ser una de las causas de su apoyo a la Unión Europea.

Tomáš Weiss, foto: Universidad Carolina de PragaTomáš Weiss, foto: Universidad Carolina de Praga Tomas Weiss, director del Departamento de los Estudios Europeos de la Universidad Carolina en Praga, sostiene que la baja popularidad de la UE es causada sobre todo por la relación negativa que los checos suelen tener con las instituciones.

“Los checos son de los más escépticos en general y el tema de la Unión Europea no es una excepción. Si uno mira cómo los checos evalúan las instituciones nacionales, se da cuenta que no hay mucha diferencia entre ello y la relación con la Union Europea”.

Weiss también resalto el papel de algunos políticos checos, que se refieren a la Unión Europea como si fuera el mayor peligro. Entre ellos destaca el antiguo presidente Václav Klaus.

“Por lo que hace a la integración europea, me parece que tiene bastante impacto la retórica agresiva de algunos políticos checos. Yo creo que el más activo fue Václav Klaus. En su caso la crítica de la Unión Europea fue uno de los temas centrales de su discurso político. Y como nadie se le oponía, esta crítica se convirtió en un estándar”.

Václav Klaus, foto: Khalil Baalbaki, ČRoVáclav Klaus, foto: Khalil Baalbaki, ČRo La retórica agresiva fue recientemente adoptada por el partido Libertad y Democracia Directa, que se opone a la integración europea y ro descarta la posibilidad de convocar un plebiscito para decidir la permanencia en la UE. Otro partido parlamentario que apoya el referéndum son los comunistas. El tema central del discurso antieuropeo suelen ser en los últimos anos las cuotas migratorias. El partido Libertad y Democracia Directa obtuvo el 10% de los votos en las elecciones parlamentarias el año pasado.

Uno de los temas importantes que se discuten en relación con la UE es el desarrollo económico. Según los datos de la Unión de la Industria y el Transporte, más del 80% de las exportaciones checas tienen como destino los países de la Unión Europea. Mientras que la mayoría de los checos creen que la presencia checa en la UE ayuda al crecimiento económico, esto no significa que apoyen automáticamente la integración.

Los sueldos en la República Checa se encuentran entre los más bajos de toda la UE y así a mucha gente le parece que los beneficios quedan en manos de unos pocos y la situación económica de la mayoría de la población no está mejorando. A largo plazo parece que uno de los problemas principales es que la población no entiende bien los complejos mecanismos del funcionamiento de la Unión. Debido a ello, los políticos locales suelen aprovecharse de esta falta de información y les resulta fácil acusar a la Unión de cualquier problema.