La gastronomía española: un valor en alza en la República Checa

Los productos de la dieta mediterránea llevan años abriéndose paso en Chequia y se asientan cada vez con más fuerza.

Foto: Enrique MolinaFoto: Enrique Molina El Día de la cocina española en los comedores escolares checos se celebró en Praga recientemente, aquí se presentaron productos de origen español y se realizaron algunos talleres y degustaciones. La Asociación de comedores escolares de la República Checa y la Embajada de España organizaron un acto con el objetivo de transmitir los valores saludables de la comida española a los comedores escolares, a la vez que enseñar algunas recetas fáciles y sanas a los niños.

Allí hablamos con Tomáš Hubka, copropietario de la agencia de viajes Delfin Travel, que este año ha puesto también en marcha una tienda electrónica donde ofrece productos selectos de origen español. Como comenta para Radio Praga, surge un gran interés en adquirir esos productos entre las personas que visitan España.

“En lo relativo a la gastronomía española y nuestra agencia de viajes, los clientes cuando vuelven preguntan por los productos típicos, si sería posible comprar aquello que conocieron y degustaron en su destino”.

Foto: Enrique MolinaFoto: Enrique Molina Entonces, centra ahora sus esfuerzos en ofrecer a los clientes esos descubrimientos gastronómicos que hicieron durante su viaje. Asimismo, Hubka es consciente de la buena acogida que tienen estos productos en la República Checa, y como tantos otros checos, también alaba la calidad de los productos españoles.

“Tras todos estos años yendo a España nos hemos enamorado de muchos productos como, por ejemplo, el jamón ibérico, y después nos enamoramos especialmente del Cinco Jotas, que tiene el mejor nivel dentro los jamones españoles y tiene un sabor excelente”.

Pero su tienda electrónica no solo ofrece productos de alimentación, también ofrece un variado surtido de cosméticos realizados con barro del Mar Menor, en la Región de Murcia, y que tienen propiedades que ayudan a luchar contra los problemas en la piel y otras dolencias.

Aumenta el consumo de aceite de oliva en la República Checa

Entre los actos celebrados, contamos también con la presencia de la compañía Borges, especializada en productos de la gastronomía mediterránea, con especial hincapié en el aceite de oliva. Borges expuso algunos de sus productos y llevó a cabo una cata de aceite en el marco de este evento, coincidiendo además, con el 25 aniversario de la empresa en la República Checa. Al respecto, habló con nosotros Cristina Herrerias, mánager de marketing y exportación de Borges Branded Food.

Cristina Herrerias, foto: archivo personal de Cristina HerreriasCristina Herrerias, foto: archivo personal de Cristina Herrerias “Borges lleva más de 100 años exportando aceite de oliva en el mundo y uno de los países más importantes es Chequia, este es nuestro 25 aniversario en el país. El mercado checo es un mercado que nos ha recibido muy bien a lo largo de los años. Seguimos creciendo en consumo y tenemos también un consumidor muy fiel”.

Como apunta Herrerias, las características saludables del aceite de oliva facilitan que en países como la República Checa su consumo sea cada vez mayor, ya que la gente busca añadir productos de más calidad a su dieta.

“El aceite de oliva es un producto que se caracteriza, a diferencia de otras grasas, en su aporte para la salud. El consumidor checo, como en muchos países de Europa, es muy sensible a este tipo de cultura y está incorporando cada vez más el aceite de oliva en su dieta y en su consumo”.

El aceite de oliva en la República Checa, aunque aún se encuentra lejos de los niveles de consumo en España, muestra un importante crecimiento y tiene un consumo de más del doble que la media mundial, añade Herrerias.

“El consumo per cápita en Chequia es alrededor de 1kg de aceite, en comparación, para que os hagáis una idea, a nivel mundial son unos 400g per cápita y en España es de 12kg por habitante”.

La influencia de la cocina española

Martin Škoda, foto: Enrique MolinaMartin Škoda, foto: Enrique Molina Por otro lado, y también dentro del Día de la cocina española en los comedores escolares checos, realizó una conferencia el cocinero checo Martin Škoda. Aquí expuso la importancia de la comida en la cultura española y narró muchas de sus experiencias personales en España. Además, ahora cuenta también con un programa de televisión donde no pierde oportunidad de mostrar al público algunas recetas españolas. Atendió a Radio Praga y nos explicó la influencia que supone la cocina española en su forma de trabajar.

“Yo creo que se nota mucho la influencia de la cocina española en lo que hago. Porque, por ejemplo, ahora tengo el programa en la tele, y ya he hecho como cinco recetas españolas. A veces hasta hablo español en el programa porque me gusta y es parte de mi vida”.

Martin Škoda destaca que un punto clave de la gastronomía española es su conexión con el día a día, la importancia cultural que se le da a la comida incluso en la forma de relacionarse.

“Para los españoles la comida es como parte de la cultura. Realmente, tienes un montón de fiestas, desde fiesta del pulpo hasta fiesta de la paella y fiesta de la sidra, y que celebran mucho la comida, que eso es algo que nos falta aquí en nuestro país”.

Foto: Enrique MolinaFoto: Enrique Molina Por supuesto, Škoda es un gran amante de los productos españoles y nos contó cuáles son algunos de los que más le atraen.

“Lo que más me mola es el jamón ibérico de bellota. Porque es algo increíble. Solo comes un trozo, una loncha, casi sin nada, ni necesitas el pan porque es algo tan especial, tan rico, me encanta. Luego, me gustan mucho los productos como el chorizo, los quesos. El queso Cabrales para mí es algo muy especial. Muy fuerte y muy bueno”.

El interés por la gastronomía española sigue creciendo y cada vez es más frecuente encontrar restaurantes, pequeñas tiendas y tiendas electrónicas que ofrezcan este tipo de comida en la República Checa. Este tipo de actividades ayudan a comerciantes y profesionales de la cocina a conocerse y difundir su trabajo. Mientras que para los más pequeños, suponen una manera divertida de conocer una nueva cultura, al mismo tiempo que se conciencian sobre la importancia de una dieta saludable.