La fiesta del ´Día de la Canción Criolla` reunió en Praga a los amigos del Perú

Mientras que en muchos países se celebra el 31 de octubre la fiesta de Halloween, en el Perú tiene más arraigo el ´Día de la Canción Criolla`. La Embajada del Perú en la República Checa organizó este año la primera edición de esta fiesta con el objetivo de acercar la cultura, la música y la gastronomía peruanas a los amigos de este país andino residentes en Chequia.

Marita Landaveri, foto: Dominika BernáthováMarita Landaveri, foto: Dominika Bernáthová El típico cóctel peruano pisco sour, gambas, carne con todo tipo de salsas, dulces típicos y música tradicional llevaron a los invitados a esta fiesta a sintonizar la onda peruana. Tras un discurso de bienvenida realizado por la embajadora del Perú en la República Checa, Marita Landaveri, los invitados se pusieron a bailar a ritmos de zamacueca, polca o vals, unos de los numerosos géneros que forman lo que se denomina la canción criolla.

La fiesta dedicada a este género musical surgió en los años cuarenta como una respuesta al movimiento indigenista de la época, así como a la inmensa migración de pobladores andinos a la capital peruana. La embajadora del Perú relata en una entrevista para Radio Praga más detalles sobre el origen del festejo.

“Desde 1944 el entonces presidente decidió crear el 18 de octubre el ´Día de la Canción Criolla` en el Perú. Pero años después se cambió al 31 de octubre. Entonces, los más importantes intérpretes de nuestras canciones y nuestra música se reúnen en esta fecha”.

Vlado Ulrich, foto: archivo de Radio PragaVlado Ulrich, foto: archivo de Radio Praga Según señaló la embajadora, esta fiesta se celebra también en los países extranjeros a donde los músicos peruanos viajan para reunir a sus compatriotas y hacerles conmemorar este festejo bailando a ritmos de una fusión de géneros musicales.

“Esta canción tiene muchos orígenes porque es una mezcla de la música española, la música de la costa y sierra peruanas, la música negra. Y entonces ha salido una serie de diferentes tipos de música que todos son una mixtura, que son una combinación de estilos que lo hacen muy propio y muy peruano”.

Aunque afuera se notó una fuerte bajada de temperatura, en el aula del Instituto de Jan Neruda, donde se efectuó la fiesta, ocurrió precisamente lo contrario, ya que los invitados se pusieron a bailar a impulsivos ritmos latinos.

Vlado Ulrich, foto: archivo de Radio PragaVlado Ulrich, foto: archivo de Radio Praga“Nosotros hemos hecho una fiesta latina, porque hay muchos extranjeros para que puedan bailar todos, si lo hicieramos solamente con la música peruana, sería un poco más difícil”.

A dar mayor variedad al repertorio de la velada contribuyó el músico peruano Vlado Urlich, que de hecho está afincado en Praga.

El solista Vlado Urlich se dedica sobre todo a la interpretación de música de todo el mundo con flautas andinas, así como con quena, una flauta hecha del bambú. Vlado nos cuenta algo más acerca del repertorio de la noche.

“Hoy ha sido un repertorio especial, hemos preparado un poco de la música criolla peruana, música con influencias de valses, polcas, ritmos de marineras, zamacueca, y música afroperuana también”.

Vlado Ulrich, foto: Dominika BernáthováVlado Ulrich, foto: Dominika Bernáthová El agradable ambiente de la fiesta reflejó las buenas relaciones entre el Perú y la República Checa, como confirmó la embajadora.

“Tenemos una buena relación con las autoridades, relación permanente, y además trabajamos muy bien con la embajada checa en Lima y coordinamos bien nuestras actividades y los viajes de personas de los diferentes campos“.

De hecho, entre los invitados figuraron académicos, profesores de lenguas, embajadores, así como políticos checos. Según señaló la embajadora, todos los que fueron presentes tienen alguna relación con el Perú.

Según Marina Landaveri, la Embajada del Perú se plantea diversas actividades en el campo cultural, de las que les mantedremos informados.