La entrada de Chequia en la eurozona depende de la voluntad política

Los aspectos económicos no son determinantes para el ingreso de Chequia en la eurozona. Todo depende de la voluntad política.

Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková De los actuales 28 países miembros de la Unión Europea, todavía con el Reino Unido, hay nueve fuera de la eurozona, entre ellos Chequia.

De cara a los comicios generales que tendrán lugar este mes, los políticos checos han preferido dejar el tema un tanto de lado. Han cuidado mucho su lenguaje para evitar la sensación de que no lo harán nunca, al tiempo que dan señales de que se trata de un proceso a largo plazo.

En declaraciones a la Radiodifusión Checa, varios expertos debatieron sobre el tema, y en mayor o menor medida coincidieron en que lo que falta es voluntad política.

Kateřina Šafaříková, foto: ČTKateřina Šafaříková, foto: ČT Para Kateřina Šafaříková del semanario Respekt, el ingreso de Chequia a la eurozona es un asunto que cae por su peso.

“Me parece que ya ha llegado el momento definitivo sobre la aceptación o no del euro. De esto se viene hablando desde hace mucho tiempo, pero tengo la impresión de que ahora nos obliga la realidad que nos rodea. Se aproxima el Brexit, y además la realidad económica de nuestros días”.

Entretanto, Daniel Kaiser del portal económico Echo24, asegura que se puede estar en la Unión Europea y quedar fuera de la eurozona, pero los políticos que fomentan semejante línea política deben explicarla.

Daniel Kaiser, foto: Alžběta Švarcová, ČRoDaniel Kaiser, foto: Alžběta Švarcová, ČRo“No es lógico establecer que la eurozona es sinónimo de Unión Europea. Esta ecuación simplemente no existe. Considero que en el debate sobre el ingreso o la permanencia fuera de la eurozona deben ofrecer explicaciones los que quieren cambiar el estado de las cosas”.

Desde el ingreso en las estructuras comunitarias, los diferentes gobiernos checos se han enfrascado en debates sobre el euro, aceptarlo o no, o bien cuándo aceptarlo. Se trata, no obstante, de un compromiso adquirido a partir del ingreso pleno en la Unión Europea.

El experto Radko Hokovský, director del centro de estudios Valores Europeos, indica que se trata de un asunto de voluntad política en el que no predominan los razonamientos económicos.

Radko Hokovský, foto: archivo de la Universidad CarolinaRadko Hokovský, foto: archivo de la Universidad Carolina “Los debates económicos concluyen en la mayoría de los casos expresando que se trata de una decisión política. Si bien existen argumentos económicos a favor y en contra, me parece que es muy importante definir sí queremos integrar dicha institución, participar en la toma decisiones de los ministros de Finanzas, o bien quedar fuera”.

Al lado de los aspectos económicos y políticos, el comentarista del diario Právo, Michal Mocek, destacó que la clase política no ha colaborado en la explicación satisfactoria de lo que habla a favor o en contra de la moneda única.

“La integración en la eurozona no goza de popularidad en Chequia. Todavía resuenan las consecuencias de la crisis de años pasados. Esa es una de las razones por las que los políticos checos tendrán dificultades, en caso de que quieran llevar a Checa a la eurozona”.

El Brexit representa un antes y un después en el funcionamiento de la Unión Europea, y a partir de ahí muchos políticos checos vuelven a ganar tiempo para definir o redefinir posturas partidistas de cara al futuro de Chequia dentro o fuera de la eurozona.