Klaus veta ley sobre unión legal de homosexuales

Las parejas homosexuales checas insisten en que seguirán luchando contra su discriminación en la sociedad checa, después de que el presidente, Václav Klaus, vetara este jueves una ley sobre la unión legal de homosexuales.

Presidente checho, Václav Klaus (Foto: CTK)Presidente checho, Václav Klaus (Foto: CTK) El presidente, Václav Klaus guarda varias reservas frente a la ley sobre la unión legal de homosexuales, aprobada por el parlamento. En primer lugar le reprocha que institucionaliza la intromisión de los órganos estatales en las relaciones interhumanas. "Se promueve la liberalización de todos los sectores de la sociedad checa y luego se aprueba una normativa que contradice plenamente esa orientación", señaló Klaus. El presidente rechaza que las parejas homosexuales tengan similares derechos y deberes a las parejas tradicionales.

"A raíz de estos y otros motivos decidí devolver la ley a un nuevo debate a la Cámara Baja. Confío en que esta vez los diputados se ocuparán de la normativa con mayor responsabilidad y que durante la nueva votación no se dejarán influenciar por los gremios partidistas. Hay mucho en juego, más de lo que a primera vista pueda parecernos".

Las organizaciones de homosexuales y lesbianas afirman que "el presidente ha cometido un trágico error" y que "ha quedado fuera de la realidad" al vetar la normativa. Los homosexuales y lesbianas están decididos a continuar luchando por la legalización de sus matrimonios y por otros derechos.

El democristiano Partido Popular aplaude el veto del primer mandatario a la ley sobre unión legal de parejas del mismo sexo, mientras que la postura de los miembros de las demás agrupaciones políticas del país frente al tema no es unánime. No obstante, el primer ministro, Jirí Paroubek, confía que la Socialdemocracia logrará hallar apoyo suficiente en la Cámara Baja durante la nueva votación sobre la normativa y que se alcanzarán los 101 votos necesarios para su aprobación.