Implantan en Chequia el primer corazón artificial

La primera persona en la República Checa tiene corazón artificial. Se lo implantó hace poco un equipo de médicos de Praga.

Foto: ČTKFoto: ČTK Chequia es el tercer país del mundo donde se llevó a cabo una operación en la que los cirujanos introdujeron al paciente un corazón artificial. El pionero en esta operación fue Francia, en el año 2014, seguida por Kazajistán.

El implante de un corazón artificial lo realizó en Praga un equipo del Instituto de Medicina Clínica y Experimental (IKEM) bajo la dirección de Ivan Netuka. A la intervención quirúrgica que se prolongó más de ocho horas fue sometido un hombre de 58 años de edad que con anterioridad sufrió varios infartos y estuvo ocho meses conectado a aparatos que lo mantenían con vida.

Ivan Netuka, foto: ČTKIvan Netuka, foto: ČTK Como destacara el cardiocirujano checo, Jan Pirk, del Instituto de Medicina Clínica y Experimental, la implantación de un corazón artificial es una operación realmente excepcional.

“Es algo único desde varios puntos de vista. En primer lugar, las capas internas del pericardio, las que entran en contacto con la sangre, están hechas de un biomaterial compatible que no afecta en lo mínimo la sangre. Esto es fundamental, ya que este corazón puede ser empleado durante largo tiempo. Además, a diferencia de las bombas auxiliares que aprovechamos actualmente, el corazón artificial impulsa la sangre de igual manera que un corazón natural. Y en tercer lugar, el corazón artificial de la nueva generación es capaz de reaccionar a los cambios de presión y de la cantidad de sangre, o sea que aguanta mucho más que los modelos anteriores”.

Profesor Jan Pirk, foto: Filip Jandourek, ČRoProfesor Jan Pirk, foto: Filip Jandourek, ČRo El corazón artificial de la nueva generación fue elaborado en Francia. Pesa 800 gramos, o sea unas tres veces más que un corazón humano normal y es también más grande. El paciente checo se siente bien después de la operación, pero no es posible predecir todavía cuánto tiempo funcionará el corazón artificial, según sostuvo el profesor Pirk.

”Eso no podemos decirlo con exactitud todavía, pues no lo sabemos. Suponemos sin embargo que funcionará durante un tiempo prolongado, unos cuantos meses, e incluso años. Pero eso son sólo cálculos, porque por el momento no tenemos experiencia alguna con este tipo de aparatos”.

Foto: ČTKFoto: ČTKEl implante del corazón artificial en el Instituto de Medicina Clínica y Experimental de Praga forma parte de un nuevo estudio, en el que participa este centro médico checo. El corazón artificial le fue donado por Francia precisamente a fin de ensayar el nuevo aparato. Ese país cubrió también los gastos de la operación. Se prevé que en el estudio en Chequia sobre la aplicación de un corazón artificial en el cuerpo humano sean incluidos unos cinco pacientes con dolencias graves del corazón en total.

El corazón artificial permitirá a su primer portador checo mejorar su estado de salud para poder ser incluido en la lista de espera por un nuevo corazón biológico, indicó Jan Pirk.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”El estado grave de salud que tenía el paciente no permitía incluirlo en la lista de espera para el trasplante de un corazón biológico. Por ello hemos optado por este llamado “puente” a ese corazón. Confiamos en que el corazón artificial ayude a una mejoría general de la salud del paciente y en especial de su presión, para poder someterse al trasplante de un corazón biológico. Si todo anduviera bien, dentro de unos dos o tres meses después de la operación el paciente podría ser incluido en la lista de espera por un nuevo corazón”.

El Instituto de Medicina Clínica y Experimental de Praga es un centro médico especializado en trasplantes de órganos, y organiza además cursos instructivos para médicos que quieran especializarse en ese tema. El primer trasplante de corazón biológico se efectuó en IKEM el 31 de enero de 1984. Desde entonces hasta noviembre de este año se realizaron allí 1.116 trasplantes de corazón, de esta cantidad 39 durante el año en curso.