Huelga de hambre en honor a las víctimas del comunismo

La organización Bezkomunistů.cz, dedicada a recordar de forma crítica el régimen comunista checoslovaco, organiza esta semana una serie de huelgas de hambre. Su objetivo es recordar a las víctimas del totalitarismo, de las cuales la más conocida es Milada Horáková, ejecutada el 27 de junio de 1950.

Milada Horáková, foto: Cassius Chaerea, CC BY-SA 3.0 UnportedMilada Horáková, foto: Cassius Chaerea, CC BY-SA 3.0 Unported El régimen comunista checoslovaco, que funcionó en el país desde 1948 a 1989, generó entre 10.000 y 20.000 víctimas, si contamos no solamente a los ejecutados sino también a aquellos que murieron debido a su paso por prisión o su condena a trabajos forzados.

Entre ellos se encontraban enemigos de clase y también opositores políticos, incluyendo incluso elementos de izquierda, como la socialista Milada Horáková, quizás la víctima checa del comunismo de mayor repercusión internacional. Precisamente de su ejecución se cumplen la semana que viene 67 años.

Para conmemorar a todos aquellos que murieron o fueron encarcelados debido a esta limpieza ideológica, la organización Bezkomunistů.cz celebró este lunes una huelga de hambre que duró todo el día y en la que participaron no solo activistas sino también algunas figuras conocidas de la vida pública.

Se trata del inicio de una serie de actividades que culminará el viernes, explica el presidente de Bezkomunistů.cz, Petr Marek.

Petr Marek, foto: ČT24Petr Marek, foto: ČT24 “El momento cumbre tendrá lugar el día 27 en el Museo de Kampa, el evento se llama ‘Luces para Milada Horaková’. Toda la semana habrá en el Museo de Kampa actividades relacionadas con esta campaña. Los interesados podrán elaborar el lacito conmemorativo que es símbolo de esta campaña”.

El lacito en cuestión se compone de una cinta con los tres colores de la bandera checa: rojo, azul y blanco, junto a un trozo de cuerda que simboliza la soga con la que fue ahorcada Horáková. Precisamente el nombre de la actividad, ‘Jdu s hlavou vztyčenou’ (‘Voy con la cabeza bien alta’), es una frase de la carta escrita por Horáková la noche antes de su ejecución.

A finales de mayo la organización Bezkomunistů.cz organizó un acto solemne en recuerdo de los niños enterrados en el cementerio de Ďablice. Se trata de menores hijos de mujeres encarceladas por motivos políticos y que estuvieron en presidio con ellas. Oficialmente se trata de 43 niños pequeños, muertos sobre todo debido a cuidados médicos insuficientes, aunque el número real posiblemente sea mayor.