Grandes promesas de la Socialdemocracia de cara a las elecciones

Un sueldo medio de 1.500 euros de aquí a cinco años, una mayor carga fiscal a los bancos y a los ricos, así como una mejor asistencia médica. Esto es lo que promete el Partido Socialdemócrata checo a los ciudadanos en su programa para las elecciones parlamentarias de octubre, aprobado este sábado en una conferencia de la agrupación.

Foto: ČTKFoto: ČTK La Socialdemocracia checa fue perdiendo puntos entre los electores en vista de la reciente crisis gubernamental y el proceder indeciso de su líder y primer ministro, Bohuslav Sobotka, en su solución. No obstante, la conferencia de la agrupación, celebrada el pasado fin de semana, trató de demostrar que la formación tiene fuerza e interés suficientes para tratar de superar los problemas, incluidos los internos, y avanzar unida hacia los comicios.

Los delegados respaldaron la sustitución de Sobotka en la dirección del partido por el ministro del Interior, Milan Chovanec, y aprobaron que el ministro de RR.EE., Lubomír Zaorálek, asumiera la tarea de rostro más visible de la formación para las elecciones. En la conferencia fue aceptado el programa electoral de la Socialdemocracia, que promete mejorar la asistencia médica, pasajes gratuitos en los medios de transporte públicos para los escolares, estudiantes y personas mayores de 65 años, una mayor carga fiscal a los ricos, un incremento salarial para que de aquí en cinco años el sueldo medio sea de unos 1.500 euros, y el aumento regular del salario mínimo, según recalcó en el encuentro el saliente líder del Partido Socialdemócrata, Bohuslav Sobotka.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTKBohuslav Sobotka, foto: ČTK “Es importante que el salario mínimo motive a las personas. Con frecuencia oímos decir que cuando se incrementa el salario mínimo aumenta a la vez el nivel de desempleo. Sin embargo, el desarrollo en el país en los últimos años va en dirección contraria. Se reduce el desempleo, mientras que el salario mínimo aumenta marcadamente. Lo fundamental es que las personas que trabajan tengan mayores sueldos que aquellos que tratan de eludir el trabajo y seguir recibiendo ayudas sociales”.

Sobotka quiere que el Gobierno apruebe un aumento del salario mínimo antes de agosto próximo y respalda la propuesta de la ministra de trabajo y asuntos sociales, Michaela Marksová, que quiere incrementarlo en unos 46 euros, para llegar a 465 euros mensuales.

Las demás formaciones consideran el programa socialdemócrata de populista y muy de izquierda

Miroslav Kalousek, foto: Jana Trpišovská, ČRoMiroslav Kalousek, foto: Jana Trpišovská, ČRo El líder del democristiano Partido Popular, uno de los socios de la coalición gubernamental, Pavel Bělobrádek, considera semejantes promesas de populistas de cara a las elecciones generales.

”El democristiano Partido Popular junto con la agrupación de los Alcaldes nos centramos en nuestro propio programa, cuyas tesis económicas, sociales, etc. presentaremos próximamente. En cuanto a los socialdemócratas, considero que no se podía esperar otra cosa que un programa de izquierda, en muchos de cuyos puntos no coincidimos”.

El programa socialdemócrata fue duramente criticado por la oposición. El líder de TOP 09, Miroslav Kalousek, destacó que la conferencia del Partido Socialdemócrata demostró claramente que la formación desearía triunfar en los comicios, por lo que se traza primordialmente la tarea de derrotar al movimiento ANO y ganarse nuevamente las simpatías de los electores de izquierda. Pero deja en segundo plano el avance económico del país y su capacidad competitiva.

Martin Kupka, foto: Archiv ODS, CC BY 2.0Martin Kupka, foto: Archiv ODS, CC BY 2.0 Por su parte, el vicepresidente del opositor Partido Cívico-Democrático, Martin Kupka, sostuvo que el programa presentado por el Partido Socialdemócrata Checo parece muy desequilibrado y poco homogéneo. “Es como una torta hecha de mil ingredientes. Temo que esto no traería nada bueno a Chequia”, dijo Kupka.

La formación también insiste en que el programa socialdemócrata llevaría a un mayor endeudamiento de la República Checa.

Los comicios serán un duelo entre la Socialdemocracia y el movimiento ANO, indican los analistas

Los analistas sostienen que las elecciones a la Cámara de Diputados de octubre próximo serán sobre todo una competencia entre la Socialdemocracia y el movimiento ANO. El politólogo Lukáš Jelínek, de la Academia Democrática de Masaryk, especificó para la Radiodifusión Checa la diferencia entre los programas electorales de estas dos agrupaciones.

Lubomír Zaorálek, foto: ČTKLubomír Zaorálek, foto: ČTK ”El programa del movimiento ANO de Andrej Babiš, es una visión hacia el futuro, llegando hasta el año 2035. Contiene muchos proyectos audaces y coherentes, al tiempo que insiste en que así será el país dentro de unos veinte años. La Socialdemocracia, a su vez, ofrece un programa para los futuros cuatro años, o sea que en algunos temas no es tan avanzada, pero por otro lado tiene cosas más concretas en caso de poder realizar su programa”.

Si el Partido Socialdemócrata, ganador de las elecciones generales anteriores, logra ganarse nuevamente el apoyo del electorado y derrotar a su mayor rival, el movimiento ANO, se sabrá hasta cuando se conozcan los resultados de los comicios de octubre próximo. Nadie puede excluir la posibilidad de que el resultado sea totalmente diferente, confirmándose el proverbio que dice: ‘Dos por el conejo pelean, y llega el tercero y se lo lleva’.