Gemas falsas en la colección del Museo Nacional de Praga

Se ha iniciado una investigación en el Museo Nacional de Praga tras descubrirse que algunas gemas fueron sustituidas por otras de imitación.

Foto: ČT24Foto: ČT24 El Museo Nacional de Praga confirma que en su colección de piedras preciosas se sustituyeron gemas de gran valor por otras de imitación. Esta noticia sale a la luz tras el proceso de renovación del edificio del museo, que se ha llevado a cabo en los últimos años y que encara su etapa final.

Unas de las piezas falsificadas es un zafiro de 19 quilates. Se pensaba que esta piedra poseía un gran valor económico, pero ha resultado ser de origen artificial, como explica Ivo Macek, quien dirige el departamento de piedras preciosas del Museo Nacional.

“Esto sigue siendo un zafiro, pero no es de origen natural, como se pensaba en los años 70, fue creado artificialmente, así que no tiene el valor que se creía“.

Ivo Macek, foto: ČT24Ivo Macek, foto: ČT24 El Museo piensa que el robo del original y el cambio por su versión sintética pudieron ocurrir durante algunas de las exposiciones que tuvieron lugar en la década de los 60 y los 70. Sin embargo, la persona que por aquel entonces se encargaba de la colección ya ha fallecido, por lo que será difícil esclarecer cómo llegaron al Museo Nacional estas imitaciones.

En algunos casos, la diferencia económica entre la gema original y la de imitación alcanza los 400.000 euros. Y aunque las piezas del museo normalmente no están a la venta y no tienen un propósito comercial, desde la institución afirman que las gemas desaparecidas tendrían un gran valor en el mercado, declara el vicedirector de la colección central del Museo Nacional, Michal Stehlík.

Zafiro artificial, foto: ČT24Zafiro artificial, foto: ČT24 “Si hablamos de su valor de mercado, hablamos de millones de euros. Pero al mismo tiempo, desde el punto de vista del museo, todos los objetos son valiosos y no se trata de su valor comercial, son propiedad del estado“.

La idea inicial era exponer estas piedras preciosas en el edificio histórico reconstruido, que abrirá sus puertas en octubre de este año. Pero tras estos descubrimientos, el Museo quiere controlar su colección y los certificados de autenticidad de estas y otras piezas.