Fallece Miloslav Vlk, el sacerdote que limpiaba ventanas durante el comunismo

El cardenal Miloslav Vlk será para siempre sinónimo de la lucha contra el comunismo en Checoslovaquia. El purpurado falleció el sábado a la edad de 84 años dejando un firme legado sobre la necesidad de cultivar una estrecha colaboración entre la Iglesia y la sociedad. Las honras fúnebres tendrán lugar en la Catedral de San Vito de Praga el próximo sábado.

Miloslav Vlk, foto: ČTKMiloslav Vlk, foto: ČTK Durante muchos años el sacerdote católico Miloslav Vlk fue un miembro activo de la iglesia clandestina. El régimen comunista le había revocado la autorización estatal para ejercer el ministerio sacerdotal.

Vlk había sido ordenado en 1968. Aquel año turbulento, cuando las tropas soviéticas invadieron Checoslovaquia para acabar con el inicio de un proceso democrático conocido como la Primavea de Praga.

Con 36 años de edad, el joven sacerdote se volvió incómodo para los nuevos “camaradas” que respaldados por el Kremlin habían empezado la “normalización”, la represión sistemática de toda expresión de desacuerdo con el nuevo orden.

Temerosos de que el padre Vlk se convirtiera en un mal ejemplo para la juventud obrera lo enviaron a parroquias alejadas, en las montañas y con pocos feligreses. Diez años después el Comité Central del Partido Comunista ordenó anular su autorización estatal y Vlk no pudo continuar como sacerdote.

El ciudadano Miloslav Vlk sobrevivió como limpiador de ventanas. No se doblegó y de manera clandestina, en la iglesia subterránea, continuó su labor parroquial.

Dominik Duka, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRoDominik Duka, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo El primado de la Iglesia católica, cardenal Dominik Duka, confirmó a la Radiodifusión Checa que entre ambos existió una amistad fraternal, al tiempo que destacó la labor realizada por ese gran defensor de la libertad.

“Valoro el gran trabajo realizado por Vlk en beneficio de la Iglesia y de toda la sociedad checa“.

La noticia del fallecimiento del cardenal Vlk impactó a los feligreses, opinión pública y oficialismo. Para el primer ministro, Bohuslav Sobotka, se fue un hombre respetado, que siempre se comportó siguiendo los principios en los que creía.

El embajador checo en la Santa Sede, Pavel Vošalík, hizo énfasis en la labor unificadora de Vlk.

El Papa Francisco, foto: Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Estonia, CC BY 2.0El Papa Francisco, foto: Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Estonia, CC BY 2.0 “Fue una persona que impulsó la cooperación entre la Iglesia y la sociedad. Buscando siempre el bien de todos y no sólo de la Iglesia como tal“.

El Papa Francisco envió un telegrama de condolencias en que decía: “elevo férvidas oraciones a Dios para que conceda el reposo eterno a este celante y generoso pastor y me uno espiritualmente a los fieles de esta comunidad diocesana, donde él ejerció con diligencia el ministerio episcopal”.

En su mensaje, el Papa recordó que a pesar de las privaciones y persecuciones contra la Iglesia, el cardenal Vlk realizó en aquellos tiempos difíciles una fecunda y múltiple actividad apostólica.

Las exequias fúnebres de Miloslav Vlk serán este sábado y sus restos descansarán en la cripta de la Catedral de San Vito, según anunció el cardenal Dominik Duka.