Expertos de la OTAN debaten en Praga sobre seguridad y protección

La OTAN busca nuevas formas de protección de sus miembros para hacer frente a las eventuales amenazas para la seguridad que puedan aparecer. Expertos de la organización se reunieron en Praga para acordar pasos concretos.

Manfred Nielson, foto: NATO, public domainManfred Nielson, foto: NATO, public domain Aparatos capaces de distinguir a distancia sustancias químicas peligrosas, robots de combate a ser utilizados para la defensa u otros equipos modernos. Sobre el aprovechamiento de los resultados del desarrollo científico-técnico para fines defensivos debaten en Praga los directores de más de 20 Centros de Excelencia de la OTAN.

A la reunión de Praga asistió el almirante Manfred Nielson, Vice Comandante Supremo Aliado de Transformación, quien destacó la necesidad de estar preparados en cualquier momento a enfrentar peligros imprevisibles.

”Debemos estar atentos a las amenazas que surgen en cualquier parte del mundo y que son imprevisibles. Los países de la OTAN podrían verse involucrados en esos conflictos. O sea que debemos seguir lo que ocurre en todo nuestro planeta. Es importante dedicar atención por ejemplo a los incidentes en el norte de África, y analizar sus eventuales impactos”.

Chequia brinda sus servicios a la OTAN por medio de un centro logístico de coordinación de las Fuerzas Armadas, situado en Praga, y un Centro de Excelencia, en la ciudad morava de Vyškov, especializado en la defensa antiquímica y la protección contra armas de destrucción masiva. Sus especialistas participaron por ejemplo en la investigación del ataque con gas nervioso Novichok contra el ex doble agente ruso Serguéi Skripal.

Foto: Jan ČernýFoto: Jan Černý Vratislav Osvald, jefe del centro de Vyškov, destacó durante el encuentro de Praga que la República Checa está en condición de ofrecer a la OTAN a más especialistas en logística, cibernética e innovaciones.

”Hemos hablado de la eventual participación de 20 nuevos especialistas en los futuros planes de la OTAN. Para cada puesto sin embargo, hay que preparar a tres especialistas que puedan sustituir uno al otro en caso de necesidad, o sea que en realidad hablamos de unas 60 personas. Esta cifra es bastante ambiciosa para las Fuerzas Armadas de un país tan pequeño como Chequia. Más cuando se requiere que esas personas estén muy bien preparadas tanto desde el punto de vista de la seguridad y el alto nivel profesional, como en lo que respecta a los conocimientos de idiomas extranjeros”.

En Praga se debate sobre el desarrollo de nuevas tecnologías a ser aprovechadas en la defensa. Entre los proyectos de la Alianza Noratlántica figura la construcción de un centro de inteligencia artificial. Éste trabajaría en el desarrollo de nuevas generaciones de drones, de robots de combate, así como en las estrategias de su eventual aprovechamiento, como señalara Jiří Baloun, subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Checas.

Vratislav Osvald, foto: El Ministerio de Defensa de la República ChecaVratislav Osvald, foto: El Ministerio de Defensa de la República Checa ”Pronosticar el desarrollo de la situación en lo que respecta a la seguridad es muy complicado. Nos vemos obligados a balancear entre el mundo real y el virtual. Pero hay que estar preparados para los eventuales peligros y disponer de instalaciones defensivas eficientes. Y esto vale aunque consideremos imposible calcular lo que pueda ocurrir dentro de cinco o diez años”.

Para la realización de los nuevos proyectos científico-técnicos de la OTAN encaminados a una mayor seguridad de sus países miembros y sus aliados se requerirá ampliar el número de trabajadores en este sector. De acuerdo con lo dicho en Praga, se necesitarán otros alrededor de 1.300 expertos.