Expertos checos ayudarán a salvar el patrimonio cultural de Siria

El Museo Nacional de Praga participará en el salvamento del patrimonio histórico-cultural de Siria, dañado seriamente en los enfrentamientos bélicos en el país. La institución ayudará en la restauración de objetos y monumentos, al tiempo que expertos checos enseñarán a sus socios sirios los procedimientos más modernos de conservación de artículos de gran antigüedad.

Palmýra, foto: Adamkou, CC BY 3.0Palmýra, foto: Adamkou, CC BY 3.0 El Gobierno checo aprobó el año pasado un programa de ayuda a Siria, afectada por la guerra, que entre otras cosas abarca envío de material sanitario, proyectos de restablecimiento de las infraestructuras, así como el salvamento de monumentos incluidos en el Patrimonio Cultural de la Humanidad, de la UNESCO.

A este último proyecto se adhirió el Museo Nacional de Praga, que suscribió hace poco una declaración de cooperación en la protección de monumentos con la institución siria Museos y Antigüedades. El director del museo checo, Michal Lukeš, destacó que la recuperación de objetos e inmuebles de valor histórico-arquitectónico es tarea de todo el mundo civilizado.

La recuperación de objetos e inmuebles de valor histórico-arquitectónico es tarea de todo el mundo civilizado, afirma Michal Lukeš, director del Museo Nacional de Praga.

”En Siria hay guerra, y muchísimas cosas, incluidos monumentos antiguos, fueron destruidas durante las operaciones bélicas. Algunos incluso intencionadamente, por motivos ideológicos. Tuve la posibilidad de visitar la ciudad de Homs que resultó muy devastada. Pero también en la ciudadela de Palmira fueron destruidas muchas antigüedades, o sea que la tragedia en lo cultural es inmensa. Por otro lado, los trabajadores de Museos y Antigüedades lograron trasladar algunos valiosos artefactos a Damasco y muchas cosas se lograron salvar. Ahora necesitan de nuestra ayuda para restaurar, conservar y poder volver a exponer esos objetos”.

Maamoun Abdulkarim y Michal Lukeš, foto: ČTKMaamoun Abdulkarim y Michal Lukeš, foto: ČTK Como explicara Michal Lukeš, director del Museo Nacional, la ayuda a Siria será promovida en cooperación con el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Relaciones Exteriores checo, y abarcará varias disciplinas.

”En la primera fase averiguamos lo que nuestros socios sirios necesitarían en concreto para su trabajo, y acordamos cooperar en diversos sectores. Pronto se dirigirá a Siria el primer envío con sustancias para el tratamiento de objetos históricos y su restauración, así como máscaras respiratorias y otros artículos necesarios para la conservación, y que en Siria escasean actualmente. En la segunda mitad de este año queremos traer a Praga algunos objetos del país árabe para restaurarlos aquí, en nuestros talleres”.

A pesar de nuestro aislamiento y la guerra no estamos solos, y tenemos una tarea y responsabilidad común de salvar el legado cultural de la Humanidad, recalcó Mamun Abdul Karim, director general de Museos y Antigüedades de Siria.

La ayuda checa implica igualmente la capacitación de especialistas sirios en Chequia en las labores de restauración con utilización de técnicas modernas, así como en screening y digitalización en 3D del patrimonio cultural.

Muchos otros países del mundo ofrecieron asistencia a Siria en la recuperación de sus antigüedades, sin embargo, el apoyo checo es de los más preciados, como sostuvo durante su reciente visita a Praga Mamun Abdul Karim, director general de Museos y Antigüedades de la República Árabe de Siria.

Foto: archivo del Museo NacionalFoto: archivo del Museo Nacional “La República Checa fue el primer país en ofrecernos ayuda en este sector, y Michal Lukeš fue el primer director de un museo en visitar Damasco. Esto nos dio una agradable sensación y nos convenció de que a pesar de nuestro aislamiento y la guerra no estamos solos, y que tenemos una tarea y responsabilidad común de salvar este legado de la Humanidad”.

La cooperación checo-siria en el tema de las antigüedades abarca también la organización de conferencias sobre arqueología, museología y la conservación de monumentos, así como de exposiciones sobre el tema. La primera tendrá lugar en octubre en Praga, y sus visitantes se enterarán a través de fotografías de los monumentos histórico-culturales afectados o destruidos por la guerra en Siria.