En Paraguay viven indígenas con sangre checa

En Puerto Esperanza, al norte de Paraguay en la frontera con Brasil, viven indígenas de la tribu Chamacoco que llevan en las venas la sangre del famoso viajero y científico checo, Alberto Vojtech Fric. Los descendientes checos de Fric descubrieron la existencia de sus lejanos parientes indios hace poco y decidieron ayudarles.

Herminia Ferreira FricHerminia Ferreira Fric En el año 1904, durante unas catastróficas inundaciones en el curso superior del río Paraguay, luchando solo por su vida, Alberto Vojtech Fric se amistó con los indígenas de la tribu Chamacoco-Yshir. Conoció entre ellos al gran amor de su vida, la joven india Lora-y o sea Pato Negro, de la que escribió posteriormente un bello cuento. Lo que no se sabía fue el hecho de que de este matrimonio hubiera nacido una hija, Herminia. Esta noticia la trajeron en el año 2000 a Praga dos jóvenes cienastas checos que planeaban rodar en Paraguay un documental, explicó Yvonna Fricová, esposa del nieto de Alberto Vojtech Fric.

"Nos enseñaron también fotos que nos convencieron a primera vista de que esa dama de casi cien años de edad pertenece a nuestra familia. La semejanza entre su aspecto físico y el de su hermano, mi suegro, que lamentablemente ya había fallecido, fue muy visible. Además, tanto ella, como toda su familia, que hoy cuenta con unos 160 miembros, usaban el apellido Fric ya antes de que nos conociéramos".

Yvonna y Pavel Fric no vacilaron en visitar Puerto Esperanza y el encuentro con sus lejanos familiares fue muy intenso y emotivo. "Esa gente entró en nuestros corazones, así que empezamos a pensar cómo podríamos serles útiles", indicó Yvonna Fricová.

"Fundamos la asociación cívica Checomacoco y con gran apoyo del departamento de cultura y de relaciones con la colectividad, del Ministerio de RR. EE. checo, elaboramos un proyecto de ayuda y asistencia. Tratamos de monitorear su situación y las posibilidades de cómo ayudar eficazmente a esta gente sin intervenir negativamente en su modo de vida actual".

La primera tarea que se propuso la asociación Checomacoco es conseguir recursos financieros para la compra de un rebaño de unas 200 vacas, que significaría el primer paso hacia la independencia económica de los checos de la tribu Chamacoco. Paso seguido se empeñará en asegurar acceso al agua en Puerto Esperanza, medicamentos o utensilios escolares.


Foto:www.checomacoco.cz