El riesgo de tener que abandonar Londres después del Brexit

El Brexit, un tema polémico de la actualidad europea, así como todas sus implicaciones en comercio y política internacional. A través de una ciudadana checa residente en Londres ampliamos el lente mediante el cual se puede observar cómo un referendo puede afectar la vida de las personas.

Lucie, foto: Jiří Hošek, ČRoLucie, foto: Jiří Hošek, ČRo Lucie es una ciudadana checa que ha hecho de Londres su morada. Allí se instaló hace 16 años y labora de manera autónoma como músico y profesora de inglés. Como músico entiende de sintonías y del vínculo que existe entre la armonía de cada persona con el mundo, como ella misma acota sobre la música.

“Es una parte esencial de la vida. Sobre todo pienso que cuando yo estoy en armonía entonces en el mundo en sí tiene que haber algún tipo de armonía también”.

No obstante, tal armonización se le desplomó a Lucie cuando el Gobierno británico le rechazó su petición de residencia permanente, incluso después de llevar años haciendo una vida en Inglaterra.

Foto: Jiří Hošek, ČRoFoto: Jiří Hošek, ČRo “Antes de la Navidad me llegó una carta del Ministerio del Interior en la que me comunicaban que me había sido negada mi solicitud de residencia permanente, la cual yo había solicitado ya antes del Brexit. Lo hice además como en un gesto de formalidad, pues yo vivo aquí desde hace dieciséis años y llevo casi cinco años casada con un británico, por lo que pensé que no sería ningún problema”.

Lucie agrega que el motivo del rechazo expuesto en la carta era que de todo su tiempo de residencia en Londres tenía solo cinco años viviendo de una manera económicamente activa. Lucie le comenta a la Radiodifusión Checa que tal rechazo significó para ella una gran decepción, después de tanto tiempo residiendo allí. Sin embargo, la música la acompañó también en su aflicción después de leer el mensaje oficial del Ministerio.

Foto: frankieleon, CC BY 2.0Foto: frankieleon, CC BY 2.0 “En ese momento comenzó a sonar 'Help' de Los Beatles y decía la letra 'ayúdame si puedes que me siento bajoneado' y yo lo empecé a tomar como que era yo. Después sonaba la segunda parte 'y sí aprecio que estés por aquí'. Entonces yo pensaba, pero bueno quién me dice eso, ¿quién aprecia mi presencia? Aja, puede ser Gran Bretaña, que me dice que tiene en cuenta que yo esté aquí, así como muchas otras personas y que no nos vamos a dar por vencidos”.

El caso de Lucie es un ejemplo entre muchos más. El 28% de solicitantes ha recibido una respuesta negativa a su solicitud y se estima que de seguir así los procedimientos, entonces en el futuro unos 800.000 ciudadanos europeos tendrían que volver a su madre patria y, lamentablemente, no de manera voluntaria.