El resurgimiento de la tarjeta postal

Las tarjetas postales acompañan a los checos desde hace 140 años. Pero con la aparición de nuevas tecnologías, el tradicional producto ha empezado a perder el brillo de antaño. La empresa Correos Checos optó por una aplicación digital que atrae a los jóvenes, al tiempo que los mayores siguen disfrutando de sus tarjetas de papel.

Foto ilustrativa: Štěpánka BudkováFoto ilustrativa: Štěpánka Budková Los textos cortos de los teléfonos móviles fueron los primeros en hacer la competencia a las tarjetas postales. Un mensaje corto, barato y de entrega inmediata economizó tiempo y dinero a los usuarios.

Esta nueva herramienta volvió obsoleto al telégrafo que al final desapareció. Por el mismo sendero del olvido empezaron su andar las tarjetas postales, pero Correos Checos y otras empresas han apostado por mantener vivo el servicio adaptándose a los tiempos que corren, pero sin olvidar las nostálgicas cartulinas ilustradas.

Se trata de una aplicación para teléfonos móviles que consigue hacer llegar una tarjeta postal de papel al destinatario en cosa de días, según explica Jana Švehlíková, una asidua usuaria de la aplicación.

“Es algo súper, uno toma la foto con el teléfono, la envía y dos días después ya tienen la tarjeta postal en casa”.

La aplicación aprovecha la tecnología de los teléfonos móviles, esto quiere decir que el cliente toma una foto del lugar de veraneo, según sus deseos, pero el destinatario recibe la imagen a manera de tarjeta postal tradicional con el texto inscrito.

La idea de la aplicación híbrida es una respuesta a las constantes quejas de los viajeros. En muchos países no encontraban tarjetas postales, o bien aquello se convertía en una especie de calvario. Las imágenes de las tarjetas eran antiguas o de mala calidad, se necesitan sellos, un buzón o una oficina de correos, y al final el viajero volvía a casa y la tarjeta continuaba en paradero desconocido.

Foto ilustrativa: Dean Moriarty, Pixabay / CC0 Public DomainFoto ilustrativa: Dean Moriarty, Pixabay / CC0 Public Domain La primera aplicación para el envío de tarjetas postales tradicionales empezó a funcionar en Chequia en 2013 y se llamó Postisimo. En el mercado compite también la compañía Zoner, indicó su portavoz Jolana Rumanová.

“Nuestras tarjetas Zoner se envían sobre todo en las vacaciones de verano y Navidad. En esas fechas su demanda se triplica”.

Matýaš Vitík, vocero de Correos Checos, sostiene que el éxito de la aplicación se debe a la unión de lo nuevo y lo tradicional. Un joven envía una imagen de manera electrónica, tal y como está acostumbrado, y la abuelita recibe una tarjeta postal de papel, como a ella le gusta.

Puesta en marcha en 2015 la aplicación de Correos Checos dispone de 40.000 usuarios, indicó Vitík.

Sobre la primera tarjeta postal se mantienen disputas hasta la fecha, por su origen compiten Austria, Alemania, Reino Unido y EE.UU.