El mercado laboral checo a un paso de la saturación

La baja tasa de desempleo ha empezado a convertirse en un freno para el desarrollo económico de Chequia, que acusa un mercado laboral repleto.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay En noviembre del año pasado Chequia registró un desempleo del 3,5%, una situación que pueden envidiar muchos países europeos. No obstante, no todo lo que brilla es oro.

Los expertos advierten que el mercado laboral se encuentra saturado, a tal punto que cada vez se recurre con más frecuencia a la bolsa de trabajadores extranjeros.

Lo que en un principio representó un considerable alivio para el sector empresarial, tanto para las grandes compañías, como para las pequeñas y medianas, se ha convertido ahora en un verdadero problema.

Muchos trabajadores extranjeros han empezado a practicar lo que se denomina ‘turismo laboral’. Esto significa que, por ejemplo, una agencia les resuelve todos los trámites administrativos para empezar a trabajar en determinada empresa checa, y al final los operarios optan por una completamente diferente.

Para el presidente de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa, Karel Havlíček los trabajadores se ven atraídos en primer lugar por el sueldo y después por otros factores.

“En los oficios y profesiones de menor cualificación el monto de los salarios es el mayor aliciente. A un nivel superior juegan un papel significativo otros estímulos como, por ejemplo, los llamados “sick days”. Atractivos pueden resultar también otros beneficios como teléfonos, computadoras o automóviles”.

Karel Havlíček, foto: Filip Jandourek, ČRoKarel Havlíček, foto: Filip Jandourek, ČRo El hecho de que los operarios y obreros cambien de opinión a última hora acarrea muchos problemas a los empresarios que, muchas veces no pueden cumplir con los compromisos de producción adquiridos.

Los empleadores pueden denunciar a los trabajadores ‘rebeldes’ y exigir indemnizaciones, pero en la práctica se trata de procesos que requieren demasiado tiempo. Es por eso que la mayoría de los empresarios opta por conseguir nuevos empleados lo más pronto posible.

Petr Dufek, analista del banco ČSOB, comparte la opinión de que el mercado checo empieza a estar repleto. Debido a la gran presión los empleadores tendrán que ofrecer sueldos más atractivos.

La situación del mercado laboral checo, con una significativa carencia de mano de obra puede convertirse en una barrera para el crecimiento económico del país, indican otros expertos.

Algunas grandes compañías han empezado a pensar seriamente en una mayor robotización de la producción, pero esta receta no es válida para todo el sector empresarial, por lo que a corto plazo la motivación salarial y otros alicientes se pueden convertir en el salvavidas de muchas empresas.