El historiador Josef Opatrný recibió el premio Gratias agit 2018

El Director del Centro de los Estudios Iberoamericanos de la Universidad Carolina en Praga, Josef Opatrný, ha sido galardonado con el premio Gratias agit 2018.

Josef Opatrný (el segundo de izquierda), foto: Ondřej TomšůJosef Opatrný (el segundo de izquierda), foto: Ondřej Tomšů El profesor de historia de la Universidad Carolina Josef Opatrný recibió el pasado viernes el premio Gratias agit 2018.

Opatrný, quien se especializa en la historia de los países latinoamericanos y de España, ejerce desde el año 1990 la función de Director del Centro de los Estudios Iberoamericanos de dicha Universidad.

Josef Opatrný, foto: Ondřej TomšůJosef Opatrný, foto: Ondřej TomšůSu trabajo académico se centra sobre todo en la historia de México y de Cuba en el siglo XIX, en la formación de las naciones modernas en América Latina y en la política de Estados Unidos en esta región. Además, se dedica a la historia de la inmigración checa a los países latinoamericanos, y a la imagen de esos países en la República Checa.

En este sentido, el profesor Opatrný continúa el trabajo del profesor Josef Polišenský, fundador de los Estudios Iberoamericanos en la entonces Checoslovaquia, a quien le agradece por haber profundizado su interés en los países de América Latina.

“Durante mis estudios de Historia en la Facultad de Humanidades de la Universidad Carolina me encontré con el profesor Josef Polišenský. Fue un hombre excelente, quien intensificó mi interés en estos países”.

Opatrný tuvo la oportunidad de conocer América Latina ya durante sus estudios. En el contexto de la Guerra Fría resultaba posible viajar sobre todo a Cuba, donde se encontró por primera vez con la desde el punto de vista centroeuropeo exótica realidad de un país caribeño.

“Pues me quedé entusiasmado. Experimentar la realidad latina en esta forma específica del Caribe fue algo que me impactó mucho. Está claro, cada uno de los países de América Latina y del Caribe tiene sus características. En la realidad cubana se notaba mucho la influencia africana y todavía persistía también el aspecto estadounidense. Para mí fue algo extraordinario”.

Según sostiene Opatrný, el nombre de la República Checa resuena en todos los países latinoamericanos. Sea por la tradición de las relaciones diplomáticas, como en el caso de México, sea por el gran número de inmigrantes checoslovacos en el caso de Argentina, o por las amistades personales que se mantienen desde la época de la cooperación entre Checoslovaquia y Cuba.

Josef Opatrný, con frecuencia invitado a los medios de comunicación checos para comentar sobre los acontecimientos en los países latinoamericanos, dispone de varios premios por su labor tanto como académico como de popularizador de esta región en Chequia. En 2003 le fue otorgada la orden de Isabel la Católica de las manos del entonces Embajador de España en la República Checa.