El fisicoquímico Jiří Drahoš a la segunda vuelta de las presidenciales

El académico, Jiří Drahoš, es uno de los dos candidatos a la presidencia de la República Checa que pasó a la segunda vuelta de los comicios, a celebrarse dentro de dos semanas.

 Jiří Drahoš,  foto: Filip Jandourek, ČRo Jiří Drahoš, foto: Filip Jandourek, ČRo Durante ocho años, Jiří Drahoš encabezó la Academia de Ciencias Checa. Nacido en febrero de 1949 en la zona de Český Těšín, al noreste del país, en la familia de un maestro de escuela y una enfermera, en su juventud le atraían muchas cosas, desde la literatura, hasta la química. En la secundaria, según dijo cierta vez en entrevista para Radio Praga, tuvo a un excelente profesor de química que logró incentivar en él un gran interés por la química y por la profesión de maestro. Y esto fue decisivo a la hora de escoger su futura profesión.

Drahoš se graduó en la Escuela Superior Químico-Tecnológica, en Praga, e igualmente hizo estudios en la Universidad Técnica Eslovaca, de Bratislava. Posteriormente comenzó a trabajar en la Academia de Ciencias Checa. Durante su carrera profesional se desempeñó también en el extranjero, por ejemplo, como profesor de la Universidad de Sao Paolo, en Brasil. Entre 2009 y 2017 fue presidente de la Academia de Ciencias Checa. Es coautor de 20 patentes, de carácter nacional e internacional, y miembro de varios consejos científicos y organizaciones profesionales. En 2012 le fue conferida a Jiří Drahoš la Medalla al Mérito por el Desarrollo del Estado en el Sector Científico de Primer Grado.

Jiří Drahoš está casado y tiene dos hijas adultas. Habla inglés, alemán, ruso y polaco y en su tiempo libre le gusta escuchar música clásica, ir al teatro, sobre todo a la Ópera, o dedicarse al turismo.

Chequia en la OTAN y la Unión Europea

El profesor Drahoš anunció su propósito de presentarse como candidato a la presidencia checa en marzo del año pasado y logró reunir más de 140.000 firmas de los ciudadanos en su apoyo. Es un candidato independiente que cuenta con el apoyo del democristiano Partido Popular. Como una de sus tareas de ser electo presidente, considera la transformación del escenario político checo a fin de que sea más culto.

Drahoš está a favor de que la República Checa permanezca en la Alianza Noratlántica y afirma que este país es parte inseparable de Europa, por lo que debe compartir su destino como miembro de la Unión Europea. Tampoco se opone a la adopción del euro y sostiene que el hecho de que el 75% de los checos esté en contra es una prueba del mal trabajo del oficialismo en su propagación.

Afirma que el presidente de la República debería ser activo también en la diplomacia económica, acentuando en este aspecto el potencial de América Latina y del continente africano.