El expresionismo figurativo del pintor Emilio Fornieles llega a Praga

El Hotel Le Palais Art de Praga acoge hasta el 24 de junio una muestra de la obra del pintor español Emilio Fornieles. La inauguración estuvo marcada por una action painting que mezcló pintura y flamenco para acabar creando una alegoría de la Metamorfosis de Kakfa.

Emilio Forniles, foto: Borja de JorgeEmilio Forniles, foto: Borja de Jorge Parafraseando al consejero de Cultura de la Embajada de España en Praga, Pablo Rupérez, el pasado domingo, el Hotel Le Palais Art de la capital checa acogió una muestra de los cinco sentidos. Con una action painting que mezclaba pintura y flamenco arrancaba la exposición del pintor andaluz afincado en Alemania, Emilio Fornieles, que durante un mes expondrá sus cuadros en el prestigioso hotel.

El ser humano y su magia envuelven la obra de Fornieles y en especial su ‘Black Serie’, inspirada en el amor, la pasión y los sentimientos. En ella el tacto entre los personajes de sus obras desborda al espectador que queda extasiado por la combinación de los claroscuros. Y así se debió sentir el premio Nobel de Literatura José Saramago, quien, en 2007, escribió un prólogo sobre una de las series de las obra de Fornieles en el que decía: “Creo que no me equivoco cuando digo que esto es una revelación, es un gran artista y lo será aún más”. Una obra que el Nobel definió como “expresionismo figurativo” y que ha marcado la trayectoria de Fornieles, como él explica.

“José Saramago estuvo muy presente en los inicios de mi carrera porque fue el que apadrinó mis inicios con las primeras series como esta action painting. Es un caos de abstracción, es un caos abstracto de forma, de tonos para que al final resulte de un proceso muy expresivo, una figuración. Él lo entendió sin ver el proceso, imaginó y, como buen entendido en las materias plásticas, pues lo definió de esa forma, como expresionismo figurativo”.

Y es que definir la obra de Fornieles es complicado hasta para él, según reconoce. Tiene claro, eso sí, que está en continua evolución, con un estilo que se “metamorfosea” en otra técnica. Y precisamente, en la ciudad de Kakfa, ese término adquiere un especial interés que el pintor andaluz quiso plasmar realizando in situ una alegoría con motivo del centenario de la publicación de la Metamorfosis del genial autor checo.

Una performance en la que el guitarrista flamenco Morenito de Triana y la bailaora Virginia Delgado crearon un ambiente inigualable mientras Fornieles pintaba, y cuyo resultado sólo se supo una vez acabada la obra y girado 180º el cuadro, descubriéndose así el rostro de Frank Kafka.

Franz Kafka, la pintura de Emilio Forniles, foto: Borja de JorgeFranz Kafka, la pintura de Emilio Forniles, foto: Borja de Jorge “Quería no hacer solamente algo estático como es una exposición, quería algo mucho más dinámico porque yo también soy multidisciplinar, trabajo con otras técnicas, con otras disciplinas. Es la primera vez que lo he hecho, que he pintado al revés para después darle la vuelta al resultado. No he podido corregir, me he limitado simplemente a hacer mi lectura de tonos y de formas y a transcribirla y al final el resultado ha sido positivo: era Franz Kafka”.

Una muestra de la fascinación del autor por Praga que, cómo él reconoce, le ha valido ser el segundo pintor andaluz, después de Picasso, en exponer en Le Palais, el lugar que tiene la mayor y más completa colección privada permanente de Le Courbusier de Europa.

De momento, tienen hasta el 24 de junio para descubrir la obra de un pintor que tras ser aclamado en ferias de arte tan importantes como ARCO y Colonia, será, en palabras de Saramago, “aún más grande”.