Descubiertos los culpables de una masacre de alemanes en junio de 1945

Tras 64 años la Policía checa descubrió a los autores de una de las mayores masacres de alemanes expulsados de Checoslovaquia después de la Segunda Guerra Mundial. La matanza con un saldo de centenares de civiles muertos se produjo en Postoloprty, Bohemia Noroccidental.

Foto: www.nacionaliste.comFoto: www.nacionaliste.com Entre 800 y 1.000 alemanes estuvieron concentrados en el cuartel del Ejército checoslovaco en Postoloprty a principios de junio de 1945, esperando su traslado forzoso a Alemania. De ellos fueron fusilados 763 sin juicio, incluidos cinco chicos menores de 15 años.

La orden para la ejecución de los menores fue emitida por el capitán Vojtěch Černý. En los asesinatos participó también el jefe de la Policía de Postoloprty, Bohuslav Marek. Ninguno de los dos será condenado, ambos ya fallecieron. El historiador Prokop Tomek señala que el caso fue investigado por una comisión parlamentaria en 1947, pero no había voluntad política ni legal de penalizar a los autores de la matanza.

“Los cuerpos fueron exhumados, pero más bien se trató de barrer el asunto de la palestra porque fueron trasladados a crematorios y quemados. Hoy no sabemos exactamente quién en concreto murió allí. No conocemos los nombres de las víctimas. Existía la Ley 115 del año 1946 que justificaba los hechos cometidos como venganza por los crímenes del nazismo”, explicó Tomek.

La Policía checa volvió a la investigación en 2006. La clave para encontrar a los culpables fueron testimonios de los que habían sobrevivido la masacre. Según los testigos, los chicos intentaron huir o recoger frutas en una huerta. Fueron capturados, golpeados brutalmente y ejecutados.

Foto: ČT24Foto: ČT24 Según el director de la Oficina Sudetoalemana de Praga, Peter Barton, hablar de los capítulos oscuros de la historia común contribuye al mejoramiento de las relaciones entre los checos y los sudetoalemanes.

“En la práctica diaria de nuestra oficina se nota un mejoramiento de las relaciones mutuas. Vienen personas desconocidas y dicen que han encontrado fotografías viejas en el desván de su casa de campo en los Montes Metálicos/Krušné hory y que les gustaría devolverlas a los familiares de los que habían vivido allí antes. Le gente pierde el miedo a la palabra sudetoalemán, lo que me alegra”.

Se estima que unos diez mil alemanes fueron víctimas de excesos durante la expulsión organizada de Checoslovaquia al cabo de la Segunda Guerra Mundial. El policía Pavel Karas, que encabezó la investigación de la masacre de Postoloprty, confesó que no presentaría una acusación por asesinato, sino que por genocidio. Sin embargo, el Código Penal de entonces no conocía este término.