‘Demagogo’: a la caza de los políticos mentirosos

Es muy común decir que los políticos mienten. Sin embargo, descubrir mentiras en las declaraciones de los políticos es para una persona corriente casi imposible. En Chequia, los estudiantes universitarios han decidido verificar lo que dicen los políticos locales en los debates televisivos y denunciar a los mentirosos en una página web.

Página web del proyectoPágina web del proyecto A los jóvenes checos no les da igual lo que dicen los políticos en los medios de comunicación. Un grupo de estudiantes de ciencias sociales de la Universidad Masaryk de Brno lanzaron este miércoles un proyecto llamado ‘Demagogo’, cuyo objetivo es someter los debates televisivos a un control constante y descubrir discrepancias en las declaraciones de los políticos.

Tereza Skládanková, coordinadora del proyecto, explica cómo se lleva a cabo el control.

Tereza SkládankováTereza Skládanková “Leemos las transcripciones de los debates y escogemos distintas declaraciones de los políticos para verificar si lo que dicen es verdad o no. Utilizamos distintas fuentes, como por ejemplo, datos de la Agencia de Estadísticas o la página web del Parlamento. Las fuentes utilizadas las adjuntamos a los resultados para que los lectores también puedan controlar nuestro trabajo”.

Cada lunes un grupo de jóvenes analistas, que por el momento cuenta con 11 voluntarios, verifica lo dicho por los políticos en los debates televisivos que se transmitieron el fin de semana anterior. El martes publican los resultados en una página Internet, accesible al público en general. Las declaraciones de los políticos se dividen en tres categorías, verdaderas, falsas y las que no se pudieron verificar.

Tereza Křepelková, analista del ‘Demagogo’, señala, que el proyecto puede mejorar la cultura política en el país.

“Esperamos que bajo control, los políticos van a evitar decir mentiras. Les importa mucho cómo los describen los medios y lo que la gente piensa de ellos y no van a querer tener fama de mentirosos. También creemos que nuestro proyecto puede aportar más objetividad a los debates televisivos”.

La idea de controlar a los políticos viene de Eslovaquia donde un proyecto estudiantil del mismo nombre funciona desde hace dos años. Los integrantes del ‘Demagogo’ eslovaco hablan de un gran éxito ya que alrededor de 9000 personas visitan cada mes la página web del proyecto y las conclusiones de los análisis las citan frecuentemente los grandes periódicos del país. Bajo control, los políticos eslovacos preparan mejor sus discursos, no obstante, el 25% de sus palabras siguen siendo mentiras.