“Cuando creas la sensación de salvar a todos, también eres responsable de que se lancen al mar y mueran”

La República Checa critica que las mafias que aprovechan la crisis migratoria tengan más recursos que las instituciones europeas.

Foto ilustrativa: Vito Manzari, CC-BY-2.0Foto ilustrativa: Vito Manzari, CC-BY-2.0 Miles de refugiados siguen llegando a las costas europeas. Y aunque la situación no es tan crítica como en 2015, cuando llegaban más de 200 000 personas al mes, la crisis migratoria es todavía un problema que crea desacuerdo entre los países de la Unión Europea.

Estas circunstancias, que ya de por sí suponen un grave problema humanitario, están propiciando además la actividad de numerosas mafias, las cuales se estima que, solo en 2016, pudieron obtener unas ganancias de alrededor de 6.000 millones de euros. Según el secretario general de los Asuntos Europeos, Aleš Chmelař, no hay suficientes medios para luchar contra estas organizaciones, tal y como dijo para la Televisión Checa.

Aleš Chmelař, foto: archivo de la Oficina del Gobierno ChecoAleš Chmelař, foto: archivo de la Oficina del Gobierno Checo“La República Checa aporta 35 millones de euros al fondo europeo para África, que se dedica a formar a guardias fronterizos libios tanto para las rutas terrestres como marítimas. Este fondo cuenta en total con 500 millones de euros. Pero seguimos teniendo doce veces menos que los traficantes, así que no nos puede sorprender que estos grupos sean más efectivos que la guardia fronteriza de Libia“.

Por otro lado, Chmelař cree que la Unión Europea debería dar señales más claras de que no vale la pena jugarse la vida, y también apuntó que la actividad de algunas ONG ayuda de forma indirecta a las mafias.

“Esto es una idea desafortunada. No es que las personas no deban ser salvadas una vez que ya están allí, pero cuando usted crea la sensación de que va a salvar a todos, diría que también es responsable de que se lancen al mar con esa impresión y algunos mueran porque se hunden. Es decir, parte de esa responsabilidad es de los que aumentan las motivaciones para que sigan zarpando barcos“.

El gobierno de la República Checa lleva mucho tiempo rechazando las cuotas de distribución de refugiados y busca una mayor regulación del derecho de asilo. Como explicó Chmelař, la postura checa se acerca a la del canciller austríaco, Sebastian Kurz, es decir, que Europa debería empezar a actuar ya desde la costa africana.

Según la opinión del secretario general de los Asuntos Europeos, deberían destinarse más fondos a agencias como Frontex, la Guardia Europea de Fronteras y Costas, y añadió que si logramos reducir el número de refugiados que llega a Europa, posteriormente será más fácil distribuir a los que ya están aquí.