Construcción de base polar checa en la Antártida a punto de empezar

En el puerto de Punta Arenas, al sur de Chile, están preparadas cien toneladas de material para la construcción de la primera base polar checa permanente en la Antártida. Después de embarcarse a principios de enero el equipo de constructores, partirá en la nave Antarktic Dream hacia su destino - la Isla James Ross. Algunos pormenores de la expedición nos los ofreció uno de sus participantes, Hynek Adámek, de la revista National Geographic.

Ruta Viena, Barcelona, Madrid, Santiago de Chile y después el último vuelo a Punta Arenas. De allí vía marítima a través del Estrecho de Drake hacia la Isla James Ross. Así describe Hynek Adámek el recorrido de los constructores al lugar donde será levantada la base polar checa.

"Estimamos que la navegación durará entre tres y cinco días, pero todo dependerá del tiempo y del estado del mar".

El equipo de construcción estará integrado por 15 personas acompañadas por un geólogo. Hynek Adámek sostiene que no tuvo que someterse a ningún adiestramiento especial. Sólo asistió a un curso de medicina, porque durante la expedición a la Antártida se encargará de la asistencia médica.

"Quizá el mayor proyecto de este tipo al que he participado hasta el presente fue la expedición ´África Viva´ durante la cual cruzamos con el camión Tatra el continente africano. Ahora me incorporaré directamente a los trabajos de construcción, y luego mi tarea consistirá en documentarlo todo".

Los constructores polares checos utilizarán, entre otros, un vehículo todo terreno especial de ocho ruedas. Lo descubrieron por casualidad hace poco en la feria de técnica militar IDET celebrada en Brno, Moravia del Sur. La construcción de la estación polar, que está proyectada para 15 personas, debería prolongarse dos o tres meses. Una vez más el papel decisivo lo desempeñará el tiempo, subraya Hynek Adámek.

"Los geólogos que llevaron a cabo investigaciones en la Isla James Ross hace un año en la misma época, me contaron que las temperaturas habían oscilado entre cero y cinco grados bajo cero, y que durante el día cuando hacía sol habían subido hasta diez grados sobre cero".

La expedición checa se lleva consigo a la Isla James Ross seis toneladas de alimentos.

"Consultamos lo relacionado con la alimentación con cocineros, qué platos preparar para que ello no sea complicado y también para que recibamos la cantidad necesaria de energía y vitaminas. Nos llevamos también harina y un horno para preparar el pan".

Acabada la construcción, la base polar será encerrada y volverá a revivir en el verano antártico. El primer equipo de científicos checos la habitará en las Navidades del año próximo. Investigarán los cambios de clima en la Antártida y el surgimiento de oásis antárticos, zonas de las que desaparecieron los glaciares y donde empiezan a crecer musgos y liquenes.