Chequia no ha armonizado su legislativa con el GDPR

Proteger los datos personales de los ciudadanos, este es el objetivo del nuevo Reglamento de Protección de Datos de la Unión Europea, más conocido por sus siglas en inglés GDPR, cuyo cumplimiento se vuelve obligatorio a partir del 25 de mayo de 2018.

Foto:  Dooffy / Pixabay, CC0Foto: Dooffy / Pixabay, CC0 El Reglamento de Protección de Datos es una nueva directriz europea, considerada como el sistema más completo de este carácter en todo el mundo. Va a afectar tanto a las instituciones públicas, como a las empresas e individuos que manejan los datos de sus empleados y clientes.

Además de la información sobre el carácter físico de la persona en cuestión, como la edad y el sexo, tiene que ver también con el origen racial y étnico, religión, orientación sexual y los datos biométricos y genéticos.

Cualquiera que trabaje con este tipo de datos tiene que disponer de un permiso de la persona referida para poder procesarlos.

Si uno se niega, tiene la posibilidad de solicitar que se borren sus datos. También cada uno va a poder descargar todos los datos correspondientes a su persona acumulados por una institución. Las empresas tienen la obligación de anunciar un escape de datos en el plazo de 72 horas.

Věra Jourová, foto: Šárka Ševčíková, ČRoVěra Jourová, foto: Šárka Ševčíková, ČRo Algunos políticos advirtieron de que la República Checa no ha sido capaz de adaptar su sistema legislativo a los cambios. La comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Géneros, Věra Jourová, sostuvo para la Televisión Checa que había suficiente tiempo para progresar en este asunto.

“El Gobierno checo apoyó el nuevo reglamento en 2015. Era de esperar que tuviera dos años y medio para prepararse. Además no se trata solo de Chequia, otros siete países de la Unión no disponen hasta ahora de una normativa correspondiente. Me da pena, porque durante las negociaciones finales estaba a favor de que los Estados tuvieran la oportunidad de adaptar sus leyes, y tomar en consideración las especificidades por ejemplo en el sector público”.

Marek Benda, foto: Filip Jandourek, ČRoMarek Benda, foto: Filip Jandourek, ČRo Según Jourová, esto podría causar un período de incertidumbre judicial. Mientras tanto, Marek Benda, vicepresidente del Comité de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Cámara Baja, sostuvo que el Reglamento simplemente va a ser vigente por su carácter directivo, y no hay razones para incertidumbre.

“Se trata de una orden. O sea, es obligatorio. El reglamento no se va a proyectar en la legislación nacional. No es que ajustemos nuestras leyes teniendo en cuenta algún principio. Esto ya es vigente”.

Según algunos especialistas, el reglamento viene atrasado, ya que las empresas como Facebook o Google han ido acumulando los datos personales sin grandes limitaciones. Sin embargo, al mismo tiempo añaden que el reglamento es algo inevitable, y cuando pase la histeria, la gente va a comprender mejor que está bien que las empresas tengan la obligación de procesar sus datos personales de una manera más delicada.