Chequia goza de una de las menores brechas entre ricos y pobres

La brecha entre las familias ricas y pobres en la República Checa es una de las menores a nivel de toda la Unión Europea, según un nuevo estudio.

Foto ilustrativa: Ondřej Šponiar / Pixabay / CC0Foto ilustrativa: Ondřej Šponiar / Pixabay / CC0 Las parejas sin hijos son las que generalmente gozan del mayor ingreso mensual disponible. Según datos ofrecidos recientemente por el instituto CERGE, en Chequia dichas parejas pueden gastar cada mes en promedio unos 880 euros.

Por otro lado, las madres solteras y divorciadas con un hijo menor de seis años disponen mensualmente de unos 340 euros en término medio.

Dicha cifras ponen en evidencia que la brecha entre los ricos y los pobres en Chequia es mínima a nivel comunitario, según indicó Jiří Šatava, del Instituto CERGE.

“Las desproporciones en cuanto a los ingresos disponibles de los hogares checos se han reducido. Es decir que la situación es muy diferente a la de Estados Unidos, donde se sigue abriendo la brecha entre los ingresos. Aquí, por el contrario, más bien se está cerrando”, dijo.

Además, la economía checa está rindiendo muy bien recientemente, lo que hace cerrar aún más la brecha gracias a la baja tasa de desempleo, por un lado, y el crecimiento salarial y de las pensiones, por otro, según agrega Jaroslav Daňhel, de la Universidad de Economía de Praga.

Foto ilustrativa: Ondřej Šponiar / Pixabay / CC0Foto ilustrativa: Ondřej Šponiar / Pixabay / CC0 “En la República Checa la brecha no está muy abierta: el mercado está sobrecalentado y existe una gran presión en cuanto el aumento salarial hasta para la capas más modestas. O sea que las diferencias salariales se mantienen más o menos igual”, indicó.

La polaridad de ingresos se desarrolla en Chequia en sentido contrario en comparación con las economías más ricas del mundo, subrayó el experto.

“En Estados Unidos un director de una empresa gana hasta 400 veces más que un operario de la línea de fabricación, lo que es excesivo”, indicó.

Daňhel indicó que los que más se enriquecen, por lo general, son los inversionistas. El profesor de economía alertó que el beneficio de las inversiones crece más rápido que la productividad de trabajo, por lo que los que producen salen perdiendo.