Babiš vuelve a tender la mano a los socialdemócratas para formar Gobierno

El proceso de formación de Gobierno en la República Checa recibe un nuevo impulso, al decidir el primer ministro saliente, Andrej Babiš, reanudar las negociaciones con los socialdemócratas.

Andrej Babiš, foto: ČTKAndrej Babiš, foto: ČTK Después de un breve momento de indecisión en el que parecía que el partido ganador de las elecciones, el movimiento ANO, se sentaría a negociar gobierno con el partido xenófobo y euroescéptico Libertad y Democracia Directa, finalmente el líder de la formación y primer ministro saliente, Andrej Babiš, ha anunciado que tratará de entenderse de nuevo con el Partido Socialdemócrata.

Así lo comentó el vicepresidente de ANO, Richard Brabec.

“Estuvimos en un equipo negociador que en mi opinión hizo lo máximo, pero debido a los resultados el Consejo del partido ha decidido que todavía hay espacio para seguir intentándolo, y tiene el derecho de pedir algo así. Es el máximo órgano del partido y ha relegado al equipo negociador, y por supuesto haremos caso de lo que diga”.

Richard Brabec, foto: ČTKRichard Brabec, foto: ČTK La coalición de centro-izquierda entre ANO y socialdemócratas parecía la opción más viable hasta la semana pasada, cuando las conversaciones cesaron ante la falta de acuerdo. El Partido Socialdemócrata no aceptaba que Andrej Babiš, que se encuentra en un proceso penal acusado de abuso de fondos europeos, siguiera de primer ministro. De acuerdo con ANO, el problema estribaba más bien en quién ocuparía el Ministerio del Interior.

De acuerdo con el vicepresidente del Partido Socialdemócrata, Martin Netolický, la posición de su formación no ha cambiado, y le toca ceder a Andrej Babiš.

“Esto no cambia nada, porque así lo teníamos formulado desde la cumbre del partido de febrero. En la nueva cumbre no ha cambiado nada, solo nos hemos concienciado de la situación, y creo que si el movimiento ANO percibe que las cosas se han puesto feas vendrán con nuevas propuestas, así que estamos esperando a ver con qué vienen”.

En cierta forma, los socialdemócratas son ahora la única alianza posible para el partido de Andrej Babiš, ya que el resto de formaciones se niegan a entrar con él a un Gobierno conjunto, y los nacionalistas de Libertad y Democracia Directa, liderados por Tomio Okamura, crean rechazo entre las filas de ANO y presumiblemente también en parte de su electorado.

Vojtěch Filip, foto: ČTKVojtěch Filip, foto: ČTK Lo que no ha cambiado es la disposición de los comunistas a tolerar desde el Parlamento un gobierno de ANO. Su presidente, Vojtěch Filip, ha expresado su convencimiento de que esta vez las negociaciones de Gobierno serán un éxito.

“Me alegro de que las negociaciones que se han llevado a cabo desde enero de este año vayan a tener algún resultado. Depende por supuesto de las cosas en las que no se han puesto de acuerdo, estamos en una nueva fase, pero estoy convencido de que si se hace una negociación a tres bandas no se fracasará”.

A comienzos de esta semana Andrej Babiš declaró que podía imaginarse un Gobierno donde él no estuviera al frente, lo que hipotéticamente deja las puertas abiertas a un entendimiento con los socialdemócratas. Socialistas y ANO ya gobernaron juntos la pasada legislatura, aunque con la proporción de poder cambiada, siendo los socialdemócratas el primer partido de la coalición.

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)