Babiš no reducirá los sueldos a los choferes de autobuses

El jefe de Gobierno checo, Andrej Babiš, cambió de opinión. Anunció que conservaría la directiva que incrementa los salarios a los conductores de autobuses.

Foto: ČTFoto: ČT El primer ministro checo, Andrej Babiš, informó este jueves que anularía la directiva gubernamental relativa a los salarios de los choferes profesionales de autobuses interurbanos por considerarla absurda. Ésta había sido aprobada por el anterior gobierno de Bohuslav Sobotka, e incrementó a partir de enero del año pasado el salario mínimo de los conductores en un tercio aproximadamente, alcanzando éste 3,8 euros por cada hora de trabajo. Según Babiš, el ex jefe de Gobierno, Bohuslav Sobotka, impuso esa medida para aprovecharla en su campaña electoral.

”Nuestro movimiento ANO había votado entonces en contra de la directiva, pero fue más bien una acción del entonces primer ministro, Bohuslav Sobotka de cara a las elecciones regionales. Quería ganarse las simpatías y los votos de los electores para su partido Socialdemócrata. Pero considero absurdo que el jefe de Gobierno fije unas tarifas salariales a las compañías de transporte privadas”.

Andrej Babiš, foto: ČTKAndrej Babiš, foto: ČTK Este viernes Andrej Babiš cambió repentinamente de opinión. Después de haberse reunido en horas de la mañana en Praga con la presidenta de la Asociación de las Regiones, Jana Vildumetzová, y el jefe de la Unión Sindical de Transportes, Luboš Pomajbík, Babiš informó que decidió conservar la norma. Apuntó que, no obstante, el dinero necesario deberá ser reembolsado por las administraciones regionales.

”Hemos acordado que el dinero necesario para incrementar los salarios a los conductores de autobuses sería reembolsado de los presupuestos de las regiones. A su vez, el Gobierno buscaría reservas financieras en el presupuesto nacional para pagar los trabajos de reparación de las carreteras de segunda y tercera categorías. También coincidimos en la necesidad de seguir buscando nuevas formas de cómo respaldar a los choferes y conseguir que su profesión esté mejor remunerada”.

El jefe de la Unión Sindical de Transportes, Luboš Pomajbík, aplaudió el cambio de postura del jefe de Gobierno e indicó que, de no ser conservada la directiva que aseguraba el aumento de los salarios a los conductores, el transporte en las rutas regionales se podría colapsar.

Luboš Pomajbík, foto: ČTLuboš Pomajbík, foto: ČT ”Actualmente faltan ya 6.000 conductores de autobuses. Y si alguien llega a pensar que es posible reducir los salarios a los conductores y que ellos seguirán trabajando en esta profesión, se equivoca. Pasaría lo contrario, los conductores se marcharían y el sistema de transporte de autobuses regional se colapsaría totalmente”.

Los choferes de autobuses interurbanos demandaron un aumento salarial por primera vez en una protesta efectuada en octubre de 2015. Desde entonces levantaron varias veces su voz y en junio de 2016 anunciaron que entrarían en huelga en caso de que no mejoraran sus salarios. En octubre de ese mismo año el Gobierno aprobó la directiva que determinó el incremento del salario mínimo a los conductores de autobuses y el pago por horas extra. Sin embargo, todavía en abril de 2017 los choferes entraron en una huelga de un día en cinco regiones del país, por no ser respetados allí los reglamentos de esa norma.