Babiš buscará el voto de confianza en un segundo intento

El primer ministro en dimisión, Andrej Babiš, informó que el presidente Miloš Zeman, le pedirá el próximo miércoles la formación de un nuevo Gobierno.

Andrej Babiš, foto: ČTK / Michal KrumphanzlAndrej Babiš, foto: ČTK / Michal Krumphanzl El magnate Andrej Babiš tratará de conseguir en un segundo intento el voto de confianza de la Cámara de diputados. El presidente Miloš Zeman le encargará el próximo 6 de junio la formación de un nuevo Gabinete. Tras su reunión con el mandatario este jueves, Babiš se limitó a mencionar los pasos inmediatos a tomar.

“En primer lugar recibiré una fecha tope para la formación del Gobierno. El presidente de seguro hablará con cada uno de los nuevos miembros del Gabinete”.

Babiš anunció que pedirá la confianza de los legisladores a partir del 10 de julio. El visto bueno dependerá del resultado de la consulta interna que transcurre en las filas del Partido Socialdemócrata.

Los miembros de dicha formación realizan a nivel nacional un referendo que ha de responder sobre la participación de los socialdemócratas en un gobierno de coalición minoritario con Babiš.

Martin Netolický, foto: Jan Ptáček, Archivo de ČRoMartin Netolický, foto: Jan Ptáček, Archivo de ČRo El anuncio, primero por parte del presidente Zeman de que planeaba nombrar de nuevo a Babiš primer ministro, y ahora la confirmación del propio jefe del Ejecutivo en dimisión, no ha gustado al vicepresidente de la Socialdemocracia, Martin Netolický, que considera que se trata de una especie de presión.

“Tengo la impresión de que se trata de un constante intento por inmiscuirse en los asuntos internos de la Socialdemocracia”.

Los socialdemócratas protagonizan un pulso interno sobre su eventual participación en el Gobierno de Babiš. Existe un acuerdo preliminar de coalición, pero la última palabra la tienen las bases del partido. El resultado del plebiscito se dará a conocer el 15 de junio.

La Cámara Baja, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRoLa Cámara Baja, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo Muchos miembros de la Socialdemocracia consideran que entrar en un Gabinete presidido por Babiš les restará protagonismo dentro del mismo, que serán una especie de marionetas, mientras que otros consideran que es la única manera de impedir que la formación por la Libertad y la Democracia directa, con un perfil antiinmigración y opuesta a la OTAN y la UE, reciba una ración de la tarta del poder.

No obstante, como el otro aliado de coalición, pero sin carteras ministeriales, se postula el Partido Comunista. Con sus escaños, más los de la Socialdemocracia, asegurarían el voto de confianza al Gabinete de Babiš.

Las demás formaciones que integran la Cámara Baja han dado la espalda al líder de ANO, debido al proceso que afronta Babiš por sospechas de fraude de fondos europeos.