Aumenta en Chequia el número de bebedores de riesgo

Dos tercios de los ciudadanos checos son bebedores de riesgo. Esto representa un peligro para la sociedad según los expertos.

Foto ilustrativa: Khalil Baalbaki, ČRoFoto ilustrativa: Khalil Baalbaki, ČRo El Instituto Estatal para la Salud ha publicado informaciones alarmantes. El número de bebedores de riesgo ha aumentado significativamente en el país.

Según las cifras publicadas este lunes dos tercios de la población son bebedores de riesgo, esto significa que el consumo de alcohol es nocivo para su salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estipula que el peligro empieza con el consumo diario de 20 a 40 gramos de alcohol puro en las mujeres y de 40 a 60 gramos en los hombres.

Para ilustrar mejor la situación, la entidad señala que una cerveza o una copa de vino tienen 10 gramos de alcohol puro y un cóctel hasta 20 gramos.

Foto ilustrativa: Liliana via Foter.com / CC BY-NCFoto ilustrativa: Liliana via Foter.com / CC BY-NC En Chequia existen varias campañas de prevención, el Gobierno recomienda un aumento de los impuestos al consumidor ya que esto serviría para reducir el consumo, explicó Renata Hladná de la Oficina Gubernamental.

Los expertos recomiendan que se dificulte el acceso a las bebidas alcohólicas y que se suba su precio, indicó Hladná. De acuerdo con las indicaciones del Ejecutivo es muy importante centrar la atención en la juventud y menores de edad, que en muchos casos compran alcohol en los supermercados y tiendas pequeñas de barrio.

En Chequia se aplica uno de los impuestos al alcohol más bajos de Europa, insisten desde el Gobierno, pero esta sugerencia no es la mejor, según explicó el director de la Unión de Productores y Exportadores de Bebidas Alcohólicas, Jaroslav Burkart.

Foto: Barbora NěmcováFoto: Barbora Němcová “El aumento de los impuestos al consumidor otorgaría espacio a los especuladores y al mercado negro. No queremos que se repita lo del año 2012, cuando la subida de los impuestos favoreció al mercado clandestino causando la muerte por intoxicación de unas 50 personas”.

La Organización Mundial de la Salud sostiene que existen tres medidas que ayudan a reducir el consumo de alcohol: elevar el precio, reducir el acceso y limitar la publicidad omnipresente.

En Chequia el consumo de alcohol, de cerveza en concreto, forma parte de lo cotidiano. A tal punto que esta bebida nacional por excelencia ha llegado a ser más barata que el agua.

Los expertos sostienen que en la prevención está la solución, porque en este momento las arcas del Estado checo reciben unos 270 millones de euros por los impuestos al alcohol, pero debe invertir más del doble de esa cantidad para paliar las consecuencias del alcoholismo en la sociedad.

El consumo de alcohol en Chequia va en aumento. El año pasado llegó a 7 litros por persona, dos tercios son bebedores de riesgo y el 20% de estos acusa problemas de salud. Unas 6.000 personas mueren anualmente por problemas de alcoholismo.