'Aires de España', un espectáculo de la historia y la diversidad española

La República Checa parece insaciable cuando se trata de consumir cultura hispana. Una vez más su capital encontró un espacio para presentar lo más representativo de la danza y música española. Esta vez se le dio la oportunidad a los estudiantes de la Escuela Municipal de Música y Danza de Villa del Prado, quienes se presentaron en el teatro Pod Palmovkou el pasado sábado.

Bailarines y estudiantes de la Escuela de Música y Danza de Villa del Prado, foto: Ana BriceñoBailarines y estudiantes de la Escuela de Música y Danza de Villa del Prado, foto: Ana Briceño La Escuela Municipal de Música y Danza Villa del Prado funciona desde hace 20 años y tiene su sede en el pueblo del mismo nombre, un municipio de la Comunidad de Madrid y que con la capital española guarda una distancia de 60 Km.

Dicha escuela fue iniciativa de un proyecto municipal del que nos habla la misma Alcaldesa de Villa del Prado, Belén Rodríguez.

"Es una escuela municipal de música y danza. Tenemos una parte que es alumnos de danza y otra parte de alumnos que aprenden instrumentos y lenguaje musical. Entonces hay especialidades: cuerda, viento, también tenemos música moderna, perscusión, todas las especialidades".

En cuanto a danza, también ofrecen diferentes líneas, desde la base de toda la danza, el ballet clásico, y a partir de ahí otro tipo de expresiones. En la actualidad, la escuela cuenta con unos 300 alumnos de los que, por lo menos, unos 150 están inscritos en la disciplina de danza.

Belén Rodríguez y Manuel González Ortega, foto: Ana BriceñoBelén Rodríguez y Manuel González Ortega, foto: Ana Briceño Ahora, el trabajo de la escuela se ha consolidado. Prueba de ello es el espacio propio que logró en el Centro de Artes de Villa del Prado. Sin embargo, en sus inicios realizaba sus actividades académicas según las posibilidades. La alcaldesa Belén Rodríguez era, en los albores de la escuela, Concejala de Cultura, por lo que recuerda bien la historia. "Empezamos ensayando en polideportivos, en aulas separadas. Luego, tuvimos un pequeño centro cultural y, afortunadamente, luego en el 2008 inauguramos un centro de artes que es el que acoge la escuela de música y danza, esta es la sede. Y también tenemos un auditorio para 250 personas y un escenario para que ellas puedan hacer sus actuaciones".

Al tratarse de una escuela que funciona con subvenciones municipales y las cuotas mensuales que pagan los estudiantes, una presentación fuera de España implica toda una logística y planificación. Nos explica el actual Concejal de Cultura, Manuel González Ortega, que para el viaje a Praga hicieron actuaciones en otros pueblos y municipios y así financiarse justamente la mitad del viaje a Praga.

España en toda su expresión

A Praga vino un grupo heterogéneo de treinta y cuatro bailarines que están ahora mismo estudiando en la escuela. Vinieron de la mano de cuatro profesores y sus familliares.

Aires de España, foto: Ana BriceñoAires de España, foto: Ana Briceño Las canciones y los bailes presentados en el espectáculo bien responden a su título, 'Aires de España', pues la intención fue regalarle al público una visión general de lo que es la música y la danza en España y mostrar que definitivamente es mucho más que solo flamenco. El repertorio incluyó la jota, el pasodoble, la bulería y bolero, entre otras expresiones.

Además, en cada parte los bailarines hicieron gala de un precioso vestuario y delicada ornamentación. Mucha de ésta tenía una función no solo accesoria sino complementaria para la música y los movimientos de los bailarines, como los abanicos y las castañuelas.

El vestuario es, por cierto, casi un patrimonio de la escuela, como nos explica la Alcaldesa.

"Es vestuario municipal. Ese sí que lo intentamos subvencionar desde el Ayuntamiento. Los alumnos salen a bailar a otro sitio y de la entrada que cobramos lo guardamos para hacer el vestuario. No es de los alumnos, es de la escuela y eso facilita que según van creciendo no se tengan que gastar muchísimo dinero porque es muy caro y luego no les vale, pero si lo guardamos y lo cuidamos pues lo tenemos desde hace veinte años".

Aires de España, foto: Ana BriceñoAires de España, foto: Ana Briceño A través de la lista de piezas se podía hacer un viaje por toda España y su historia, como lo demuestran las melodías celtas y árabes que resonaban en muchas de las canciones.

Contrariamente a la idea que se tiene en Chequia del espíritu español, al que se relaciona con mucha alegría y jolgorio, 'Aires de España' también desveló otros sentimientos y emociones, como el dolor y la pérdida, que se articularon en vestuario negro, música y movimientos sobrios.

Uno de los elementos más atractivos de la obra fue su variedad, no solo de música y estilos de baile que además, son muchos para tratarse de un solo país, sino de personas y de cuerpos.

Una escuela definida por la diversidad y el esfuerzo

Entre los bailarines, aunque predominaban las mujeres, había presencia masculina; de todas las edades, desde los más pequeños hasta los más adultos; y de cuerpos, desde los más largos y estilizados hasta cuerpos menudísiAires de España, foto: Ana BriceñoAires de España, foto: Ana Briceñomos, ligeramente más anchos, pero no menos esbeltos. El actual Concejal de Cultura de Villa del Prado, Manuel González Ortega, nos comenta el inmenso esfuerzo que tuvieron los estudiantes, quienes aunque pongan todo su corazón en la danza tienen otras responsabilidades.

"Este año han preparado dos audiciones: la audición de fin de curso de la escuela más luego lo que presentan aquí en Praga. Han tenido doble trabajo los pobres, no les han dejado respirar este año. Además de todo eso, la tarea de sus clases, del instituto, de la universidad, más de una persona de la universidad. Es de gradecer todo el trabajo y el esfuerzo que han hecho este año para estar aquí".

'Aires de España' le regaló a Praga un espectáculo auditivo y visual que además estuvo lleno de emoción en el lado de los espectadores, quienes sabían o intuían la tarea titánica que implicó llevar a cabo la presentación.