Milan Slavický se inspiraba en temas de la historia

Milan Slavický fue uno de los representantes de la música culta checa de la segunda mitad del siglo XX, siendo compositor, musicólogo, dramaturgo y pedagogo. Sus obras sinfónicas, de cámara y música electroacústica conquistaron amplio reconocimiento y fueron premiadas en diversas ocasiones.

Foto: SupraphonFoto: Supraphon Milan Slavický nació en el año 1947 en Praga, en una familia de músicos. Su padre, Klement Slavický era compositor, y sus dos abuelos también lo eran, siendo alumnos de otros renombrados profesionales, uno de Leoš Janáček y el otro de Antonín Dvořák. Milan Slavický estudió composición en la ciudad de Brno y también ciencias musicales, esta vez en Praga. Más tarde trabajó para la empresa discográfica Supraphon y, como dramaturgo y director de programas musicales, en la Radiodifusión Checoslovaca. Realizó más de 500 grabaciones de música clásica y, sobre todo, de música electroacústica.

Junto a ello se dedicó a la musicología, centrando su atención en el estudio de la música de la segunda mitad del siglo XX, y escribió dos libros sobre el tema. Fue invitado a presentar sus ponencias en numerosas conferencias internacionales sobre música. Y por si todo eso fuera poco, Milan Slavický componía obras sinfónicas, de cámara y electroacústicas, y después de 1990 creció marcadamente su interés por la música vocal. Le gustaba inspirarse en la historia y en temas eclesiásticos.

Los grandes éxitos de Slavický

Las composiciones de Slavický eran interpretadas tanto en la República Checa, como en el extranjero, y algunas fueron compuestas por encargo para algún festival. Muchas de sus obras se ganaron gran reconocimiento. Dos veces Slavický triunfó por ejemplo en el Concurso de Jóvenes Compositores Carl Maria von Weber, en Dresde, y su visión sinfónica para gran orquesta, titulada ‘Porta coeli’, compuesta para el festival Berliner Festwochen, ganó el Premio de la crítica musical checa a la Mejor Composición de 1992.

La labor pedagógica y pública de Slavický

Desde 1990 Milan Slavický se dedicó a la labor pedagógica en especial. Daba clases de composición y musicología en la Academia de Bellas Artes y en otras escuelas superiores de Chequia, y desde 2001 fue profesor itinerante además de la Universidad de Nueva York, en Praga. Daba conferencias y organizaba talleres artísticos en Viena, Londres, Leipzig, París, Boston y St. Louis.

Foto: SupraphonFoto: Supraphon Fue muy activo igualmente en el sector público. Fue uno de los fundadores del Club Cultural Europeo, que persigue propagar la cultura y la buena educación, así como la cooperación de los estados europeos en este sector. Slavický fue también miembro del Comité organizador del Festival internacional de música ‘Primavera de Praga’ y entre 1992 y 1995 fue dramaturgo, y vicedirector de la Orquesta Filarmónica Checa. Era invitado asimismo como miembro del jurado a diversos concursos internacionales de música.

El éxito de ’Dos capítulos de la Apocalipsis’

A pesar de sus obligaciones pedagógicas y públicas, Slavický no dejó de componer. Su obra ‘Dos Capítulos de la Apocalipsis’ se situaron en 1995 en el tercer lugar en el certamen por el Premio de la crítica musical checa.

Milan Slavický preparaba todavía varios proyectos profesionales, pero el destino no le permitió realizarlos. Falleció a la edad de 62 años en agosto de 2009, a causa de una grave enfermedad.