František Maxián, uno de los mejores pianistas checos del siglo XX

Actuó por toda Europa, aunque la época en la que le tocó vivir no le ofreció la posibilidad de dar a conocer sus cualidades musicales en el mundo entero. Hablamos de František Maxián, uno de los mejores pianistas y pedagogos musicales checos del siglo XX.

Tres pianistas checos alcanzaron amplio reconocimiento a nivel nacional e internacional en el siglo XX. Fueron Rudolf Firkušný, Ilona Štěpánová-Kurzová y František Maxián. Este último nació en el año 1907 en la ciudad balneario de Teplice, en la que hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de sus habitantes era de nacionalidad alemana. Hablando de historia, cabe decir igualmente que en este centro termal tuvo lugar en 1912 el primer y último encuentro del escritor Johann Wolfgang Goethe y el compositor Ludwig van Beethoven.

Los primeros pasos en la música

František Maxián, foto: SupraphonFrantišek Maxián, foto: Supraphon En Teplice había una rica vida cultural que influyó indudablemente en el desarrollo de la personalidad de František Maxián, quien comenzó a interesarse desde joven por la música. Aprendió las bases musicales y a sus 13 años de edad comenzó a estudiar piano. Cuando su maestro de piano Roman Veselý llegó a ser en 1919 profesor del Conservatorio de Praga, Maxián le siguió a la capital y continuó estudiando piano bajo su dirección hasta 1927. La crítica afirma que Maxián aprendió con Veselý en especial una excelente técnica que, junto con su profundo sentir de la música y el oído absoluto, lo llevaron a la cúspide musical.

Al acabar los estudios en el Conservatorio, Maxián fue a enseñar música un año a la ciudad croata de Dubrovnik. En 1928 el pianista regresó a Praga y cuatro años siguió estudiando piano bajo la dirección del respetado pedagogo musical Vilém Kurz, para luego dedicarse otros cuatro años a aprender dirección musical, que más tarde, sin embargo, practicaba sólo esporádicamente.

En la Radiodifusión Checa

Foto: SupraphonFoto: Supraphon Junto con los estudios y la asistencia en varios cursos magistrales, František Maxián comenzó a trabajar en 1928 en la Radiodifusión Checoslovaca, como solista en piano. Tenía un amplio repertorio que abarcaba desde composiciones de Bach, Mozart, Dvořák y hasta las de Martinů. No obstante, sus compositores predilectos eran Frédéric Chopin y Federico Smetana.

Maxián propagaba igualmente la música del siglo XX, las composiciones de sus coetáneos tanto nacionales como extranjeros, entre ellos el checo Vítězslav Novák y el británico Arthur Bliss.

La colaboración de Maxián con Prokofiev

En 1935 le tocó a Maxián colaborar con el destacado pianista y director de orquesta ruso Serguéi Prokofiev, con quien grabó en un estudio de la Radio una transcripción de los valses de Franz Schubert para dos pianos. Dos años más tarde Prokofiev dirigió en Praga su Tercer concierto para piano. Originalmente iba a tocar piano el propio Prokofiev, pero al escuchar su interpretación por František Maxián, dijo que la pieza la iba a dirigir y que al piano quería al músico checo.

La labor pedagógica de Maxián

Foto: SupraphonFoto: Supraphon En 1939 Maxián dio sus primeros pasos en su carrera pedagógica. Hasta 1946 enseñaba piano en el Conservatorio de Praga y más tarde, desde 1952 fue profesor de piano en la Facultad de Música de la Academia de Bellas Artes de Praga, que había ayudado a fundar. El pianista tiene méritos asimismo por la modernización de los manuales de piano y por los arreglos de varias composiciones para ensayar.

A pesar de haber vivido en una época cuando salir al extranjero para actuar allí fue bastante complicado, František Maxián se presentó en la entonces Yugoslavia, Bulgaria, Grecia, Polonia, Gran Bretaña, Finlandia y Francia, entre otros países europeos.

Junto con los estudios y la asistencia en varios cursos magistrales, František Maxián comenzó a trabajar en 1928 en la Radiodifusión Checoslovaca, como solista en piano. Tenía un amplio repertorio que abarcaba desde composiciones de Bach, Mozart, Dvořák y hasta las de Martinů. No obstante, sus compositores predilectos eran Frédéric Chopin y Federico Smetana.

Maxián propagaba igualmente la música del siglo XX, las composiciones de Maxián realizó un sinnúmero de grabaciones para las firmas discográficas Supraphon y Panton. Se trata de obras de Bloch, Chaikovski, Ravel, Prokofjev, así como de compositores nacionales como Dvořák, Smetana y Suk.

La tradición musical se mantiene

František Maxián falleció en enero de 1971 a sus 63 años de edad. Sus restos mortales yacen sepultados en el Cementerio de los Próceres, en la colina de Vyšehrad, en Praga. En la tradición familiar continúa su hijo František Maxián junior, quien es también pianista y profesor del Conservatorio de Praga, así como su nieto, Jan Maxián, quien no obstante se dedica a la música moderna y es miembro de un grupo musical, además de actor.

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)