El lirismo de la música popular en la obra de Jan Václav Hugo Voříšek

Jan Václav Hugo Voříšek fue un organista, pianista, compositor y pedagogo musical checo que, no obstante, vivió la mayor parte de su vida profesional en Viena. A pesar de ello, su obra conservó el lirismo y musicalidad popular típicamente checos, lo que más tarde fue característico también para las composiciones de Federico Smetana.

Jan Václav Hugo Voříšek, foto: public domainJan Václav Hugo Voříšek, foto: public domain Jan Václav Hugo Voříšek fue el representante checo más destacado del romanticismo temprano en la música. Nació en 1791 en la ciudad de Vamberk, en Bohemia del Este, en la familia de un director de escuela y organista. Su padre le enseñó desde pequeño las bases de la música, con lo que al cumplir siete años de edad y cuando era necesario, Jan Václav reemplazaba al organista en la iglesia local. Además del órgano, aprendió a tocar violín y piano. Durante las vacaciones solía viajar con su padre por distintos lugares de Bohemia, donde ofrecían conciertos.

En 1802 Jan Václav Hugo Voříšek se trasladó a Praga para prepararse para los estudios universitarios en la Universidad Carolina. También allí continuó perfeccionándose en el arte musical, sobre todo en piano y composición, y además tocaba el órgano durante las misas celebradas en el colegio. Poco a poco adquirió fama de ser un buen pianista y compositor ocasional. Es autor, por ejemplo, de una ‘Fantasía para Piano’, así como de un ciclo de composiciones titulado ‘Doce rapsodias’.

En 1813 Voříšek se marchó a Viena, para estudiar Derecho y a la vez confiaba en poder dedicarse de manera profesional a la música. En esa ciudad tuvo la oportunidad de conocer a Beethowen, cuyo romanticismo en la música le atraía mucho, al igual que admiraba el talento de Mozart.

El músico checo terminó estudios de Derecho en 1822 y trabajó algún tiempo de practicante en el Consejo Militar Imperial. También continuó perfeccionándose en piano, dirigía orquestas y daba clases de música, para ganarse algún dinero. A partir de 1820 Voříšek actuaba en público, así como en fiestas privadas, y en Viena se le consideraba uno de los mejores pianistas locales. De la década de los años 20 datan las obras maestras de Voříšek, la Sonata para piano y violín Opus 5, la Sonata para Piano en Si Menor y la Sinfonía en Re Mayor, la única sinfonía que compuso.

Foto ilustrativa: corgaasbeek / CC0 PixabayFoto ilustrativa: corgaasbeek / CC0 Pixabay En 1823 el músico checo fue nombrado organista de la Casa de Austria, en Viena, cargo al que había aspirado sin éxito desde el año 1818. Dos años más tarde Voříšek compuso la Misa en Si Bemol Mayor, obra consagrada y a ser interpretada en la Capilla Imperial de Viena.

Durante los años en que Voříšek había vivido y trabajado en Viena, mantuvo contactos con su tierra natal, Bohemia. Tras la muerte de su padre, seguía visitando con frecuencia a su hermano, que era sacerdote en el pueblo de Petrovice y también componía de vez en cuando. A Voříšek siempre le había atraído el lirismo de la música popular checa y se interesaba por la cultura nacional en general. En base a unos versos del poeta Václav Hanka, Voříšek compuso una obra para piano acompañada de canto, denominada “Nevinnost” (Inocencia).

En el año 1824 Jan Václav Hugo Voříšek enfermó en Viena de tuberculosis pulmonar y un año después falleció. En la obra de Voříšek se inspiraron más tarde Franz Schubert, Federico Smetana y Antonín Dvořák.

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)