Legados del Pasado Velorex, algo entre una moto y un automóvil

18-02-2012 | Freddy Valverde

En 1936 los hermanos František y Mojmír Stránský trabajaban en un taller de reparación de bicicletas pero sus inquietudes eran mayores. No disponían de capital, pero sí de muchas ideas. En 1909 la empresa HFS Morgan, de Gran Bretaña, fabricó su primer prototipo de automóvil de tres ruedas y fue precisamente ese modelo el que años después sirvió de inspiración a los hermanos Stránský que diseñaron y construyeron el primer Velorex.

Descargar: MP3

Mojmír StránskýMojmír Stránský Corría el año 1943, los hermanos Stránský daban los últimos retoques a su prototipo de automóvil de tres ruedas. Para la fabricación del vehículo emplearon los materiales que tenían a disposición. La estructura era de tubos de acero iguales a los que utilizaban para las bicicletas y la carrocería era una capa de cuero en lugar de chapa metálica.

El historiador Ondřej Dostál recuerda que se trató de unos años difíciles para cualquier actividad ya fuera comercial, de investigación y para toda iniciativa personal en general.

“Tenemos que partir de que las condiciones de aquella época eran realmente difíciles. Fue por ello que los constructores optaron por un diseño muy sencillo, al tiempo que su vehículo tenía que ser de fácil manejo, y desde su punto de vista un automóvil de tres ruedas era la mejor opción”.

Ondřej Dostál, foto: Boskovicko.czOndřej Dostál, foto: Boskovicko.cz Tomando en cuenta que la estructura del vehículo era muy liviana, los hermanos buscaron un motor que respondiera a sus necesidades, y nada mejor que los utilizados en las motocicletas de producción nacional Jawa, según indicó Ondřej Dostál.

“El motor era, por supuesto, muy sencillo, usaron el de una moto JAWA de 250 ó 350 centímetros cúbicos. La idea de construir un auto tan simple sirvió para cubrir una necesidad, pues no existía ningún auto para las personas discapacitadas”.

Los primeros autos de tres ruedas checos se fabricaron en serie en 1945. El precio era la cuarta parte del de un automóvil normal. La Segunda Guerra Mundial ya había terminado, pero la industria todavía no se había recuperado por lo que los tiempos de espera para la entrega de un vehículo eran muy largos.

Cinco años después los hermanos Stránský abrieron Velorex una pequeña fábrica en la ciudad de Hradec Králové, nombre bajo el que más tarde se conocería el vehículo.

Las prestaciones del Velorex eran muy diferentes a las de los automóviles de nuestros días, pero según explica el historiador Dostál para aquel momento resultaron bastante innovadoras.

“Tenemos que tomar en cuenta que los automóviles de entonces eran muy pesados y con dificultad tomaban las curvas. Gracias a su estructura y carrocería livianas, además de su tamaño compacto, hicieron del Velorex un vehículo capaz de circular por las angostas calles de pueblos, aldeas y de fácil estacionamiento en cualquier lugar”.

El hecho de que el Velorex era liviano ofreció una serie de ventajas, no obstante la desventaja mayor fue que no era lo suficientemente seguro. La estructura con tubos para bicicleta y la carrocería de cuero no eran seguras ni para el conductor ni para su acompañante.

“Si lo comparamos con los vehículos de hoy tenemos que decir que le faltan airbag, sistemas activos y pasivos de seguridad, por mencionar algo. La carrocería de cuero representa un problema para los meses de invierno porque resulta imposible calentar su interior”.

Foto: Pavol Frešo, Creative Commons 2.0Foto: Pavol Frešo, Creative Commons 2.0 En 1951 la empresa logró producir un total de 120 vehículos y al año siguiente ya fueron 180, mientras que en 1954 la producción ascendió a 40 unidades por mes.

El Velorex fue un vehículo checo, una marca registrada de los hermanos Stránský, recordó el historiador Dostál.

“Gracias a una serie de patentes registradas por los constructores el Velorex se convirtió en un vehículo único. En la historia del automovilismo encontramos muchos automóviles de tres ruedas, pero ninguno como el Velorex”.

Con el correr de los años la producción fue aumentando hasta lograr 120 vehículos por mes. No obstante, los sucesos de 1954 marcaron por completo la producción de Velorex.

František Stránský murió en un accidente durante las pruebas de un prototipoFrantišek Stránský murió en un accidente durante las pruebas de un prototipo František Stránský murió en un accidente durante las pruebas de un prototipo y su hermano Mojmír rechazó afiliarse al Partido Comunista y fue despedido de su propia fábrica.

Los Velorex dejaron de fabricarse en 1971. Los comunistas trataron de aprovechar la fábrica y las tecnologías desarrolladas por los hermanos Stránský para fabricar un vehículo de cuatro ruedas, pero la operación fracasó.

La piezas de repuesto y accesorios se siguieron produciendo hasta 1975. A pesar del gran salto de la industria automotriz en el mundo, y en la propia Checoslovaquia, donde se fabrican los automóviles Škoda, el Velorex seguía anotándose éxitos.

Mojmír Stránský, foto: Velorexy.czMojmír Stránský, foto: Velorexy.cz Empresas de India quisieron comprar licencias para la fabricación de coches de tres ruedas, pero los jerarcas del Partido Comunista de Checoslovaquia descubrieron que muchos moldes originales habían desaparecido, así que no hubo negocio.

Diseñado originalmente para personas discapacitadas, el Velorex se volvió muy popular entre todos los checos. Se estima que la producción total de vehículos de tres ruedas fue de unas 15 mil unidades.

Foto: Archiv de Velorex 66Foto: Archiv de Velorex 66 La mitad de la producción se exportó a los países del desaparecido bloque comunista, como por ejemplo, Polonia, Hungría y la antigua República Democrática de Alemania.

En el país existen clubes en la actualidad de aficionados al velorex que celebran concentraciones anuales en la población de Boskovice y en Lipnice nad Sázavou, por ejemplo.

Sus seguidores más fieles informan que hay Velorex prácticamente en toda Europa, algunos circulan en Asia y en América y que se sabe de un ejemplar en Australia.

La película checa ‘Vrchní, prchni!’La película checa ‘Vrchní, prchni!’ El Velorex desempeñó un papel importante en la película checa ‘Vrchní, prchni!’, que conducía el protagonista principal; apareció en el filme holandés ‘Snapshot’ conocido en español como Amores en Ámsterdam, y fue presentado en el programa automovilístico británico Top Gear.

Sus fans aseguran que si en algún lugar del mundo topamos con un vehículo de tres ruedas, y con carrocería de cuero, de seguro se tratará de un Velorex.

Compartir

Destacados

Del archivo del programa

Más

Emisión Reciente en Español

RSS

RSS y Podcasting

Nuevos canales RSS