Usando instrumentos en checo

Con tijeras, con un martillo, con una computadora... En checo hay un caso gramatical específico para el uso de instrumentos.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay Roman, ¿con qué puedo abrir esta botella? –Čím můžu otevřít tu láhev?

Pues con un sacacorchos –vývrtkou. Y esto me recuerda que hasta ahora no hemos explicado el uso del caso instrumental en checo.

Como muchos de los iniciados en el idioma checo ya saben, los sustantivos, adjetivos y otras palabras cambian según la función que tengan en la frase. El caso instrumental se usa, entre otras cosas, cuando la palabra sirve de instrumento.

Así, por ejemplo, si digo que ayer corté la leña con un hacha, decimos en checo –Včera jsem sekal dřevo sekerou. Hacha se dice “sekera” en checo. En instrumental es “sekerou”. La a pasa a ser ou.

¿Y si es un hacha grande?

Grande es “velký”, en femenino “velká”, y en femenino instrumental, “velkou”, así que la frase quedaría –Včera jsem sekal dřevo velkou sekerou.

Habría que buscar ahora un ejemplo masculino o neutro, que en el caso instrumental tienen las mismas formas. Por ejemplo, le voy a pegar a mi marido con un martillo –Dám manželovi kladivem. Martillo se dice “kladivo” en checo.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay ¡Qué ejemplos pones! Vamos a hacerlo menos cruel, que sea al menos un martillo pequeño.

Pues si pequeño es “malé”, en instrumental es “malým”. La frase sería –Dám manželovi malým kladivem. Le voy a pegar a mi marido con un martillo pequeño.

Ivana, la verdad es que tu marido debería cortarte los vestidos con unas tijeras. –Tvůj manžel by ti měl stříhat šaty nůžkami. Tijeras son en checo “nůžky”, y como es una palabra femenina, en instrumental plural acaba en –ami.

Nunca se atrevería. Oye, Roman, y al final no puedo abrir la botella, no veo ningún sacacorchos.

Pues tráela, que yo te la abro con los dientes. –Otevřu ji zuby.

En instrumental, el masculino plural es igual que en acusativo, acaba en –y. Zub, es diente, “zuby”, con los dientes. Me impresiona la fuerza de tu mandíbula, Roman.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay ¡Mmmf! ¡Ya está! ¡Ja! Te sorprenderías de lo que soy capaz de hacer con la boca –pusou- o con cualquier parte de mi cuerpo –jakoukoli částí těla. Por cierto, que si la palabra es femenina de declinación blanda, como “část”, en español “parte”, el instrumental singular es con –í. Con una parte –částí.

Hablas como si fueras un superhombre. Y lo único especial que te he visto hacer es con la guitarra –s kytarou- o con la batería –s bicími, o con cualquier otro instrumento musical –s jakýmkoli jiným hudebním nástrojem. Y especial no significa necesariamente positivo.

Permíteme que te pida perdón por mi soberbia con esta copa de vino –s touto číší vína. Copa es “číše”, en instrumental singular, “číší”. Y con estas rosas –s těmito růžemi. Las palabras femeninas como “růže”, que acaban en –e o en consonante blanda, hacen el instrumental con –emi.

Bueno, lo acepto. Muy amable. Y con vino y rosas acabamos esta entrega de Hable Checo con Radio Praga.