Una lección de checo lluviosa

El otoño es época de precipitaciones y cielos nublados. En esta lección de checo trabajaremos con el vocabulario más lluvioso.

Foto: xusenru / CC0 / PixabayFoto: xusenru / CC0 / Pixabay Mira Roman, el cielo está nubladoje zataženo-. Creo que va a lloverbude pršet.

¿Pero qué día en Chequia el cielonebe- no tiene nubesmraky? Yo no me preocuparía.

Más que nubes son nubarronesmračna.

¿Has oído eso? ¡Un trueno! –Hrom!

Pues vas a tener razón al final. Y lo que se avecina no es un simple chubascopřeháñka-, sino una verdadera tormentabouřka.

¡Uy! A mí no me importa la lluviadéšť-, pero las tormentas me dan miedobojím se bouřek.

Foto: monicore / CC0 / PixabayFoto: monicore / CC0 / Pixabay Y tienes motivos para asustarte. Un día caminaba por el bosque cuando estalló una tormenta spustila se bouřka-, y un rayoblesk- cayó en el árbol que estaba a mi lado.

¡Roman! ¡No me estás ayudando! ¿Y no te pasó nada?

Por suerte el árbol cayó hacia el otro lado, pero me di un susto de muerte, y luego me calé hasta los huesospromoknul jsem na kost.

Pues ahora nos espera un destino similar. No tengo impermeablepláštěnka- y me temo que me voy a quedar empapada como una sopapromočená skrz naskrz.

Qué poco previsora eres. Mira, pues yo por casualidades de la vida, sí que tengo un paraguasdeštník. Lo voy a abrirOtevřu ho.

Mira, ya está lloviendouž prší.

Son solo cuatro gotas, solo chispeamrholí.

Foto: xantype / CC0 / PixabayFoto: xantype / CC0 / Pixabay Claro. Tú estás ahí bien secosuchý- bajo tu paraguaspod deštníkem.

Bueno, venga, arrímate y métete tú también.

Ya llueve más. ¡Madre mía! ¡Llueve a cántaros!Lije jako z konve.

Esto debe recordarte a esos aguaceros cubanoskubánské lijáky- de tus últimas vacaciones en la isla.

La diferencia es que aquí hace mucho más fríoje větší zima.

Oye, no te quejes, que te quedas sin paraguas. Y cuidado no pises ningún charcolouže, que solo falta que me moje las botas.

Esto es terrible, no se puede ir por ningún lado. Vamos a tener que esperar a que amaine la tormentaaž bouřka zeslábne.

Ay, Ivana. ¿Quién nos iba a decir que seríamos amigos hasta la muerte, en checo amigos a la lluviakamarádi do deště?