Una pasada (1983)

En el “año negro” para la música checoslovaca se impuso como mayor éxito a nivel nacional la canción titulada paradójicamente ‘Una Pasada’.

■ En marzo fue excarcelado a petición de Carta 77 el disidente Václav Havel que sufría una grave enfermedad.
■ El 26 de julio, Jarmila Kratochvílová logró en Múnich una nueva marca mundial en la pista de 800 metros lisos de 1:53,28 min, que sigue válida hasta la fecha.
Lech Walesa obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

El año 1983 resultó desastroso para la música pop checoslovaca. El régimen comunista sintió que la parte alternativa del escenario musical significaba para él un gran peligro e intensificó su campaña de persecución de los “intérpretes incómodos”.

Los censores prohibieron actuar por ejemplo al cantautor Vladimír Mišík y el grupo Pražský Výběr, que estaba a punto de finalizar uno de los discos esenciales para el escenario musical checoslovaco, como se puso en evidencia más tarde, ‘Una Urraca En La Mano’ (Straka v hrsti).

En marzo de 1983 la campaña culminó con la publicación de un artículo crítico en la revista Tribuna bajo el título ‘La Nueva Ola Con Un Contenido Viejo’. En base a este texto fue eliminada casi toda la presente generación de grupos de rock nacionales.

Foto: SupraphonFoto: Supraphon Pero eso no fue todo. Además de perseguirse de forma continua a las organizaciones progresivas como la Sección de Jazz y la Sección de Música Joven, a fines de 1983 fue sustituida gran parte de la plantilla de la redacción de la revista musical popular Melodie.

Fue en este contexto cuando se impuso como éxito del año la canción de Karel Zich y su grupo Flop titulada ‘Una Pasada’ (‘Párada’). Así era la sociedad de entonces: por debajo prohibiciones, acoso y eliminación, mientras que por arriba “una pasada”.

 

¡Voten su canción del siglo!

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)