Los treintaicincoañeros (1918)

‘Los treintaicincoañeros’, bajo ese título Karel Hašler lanzó en 1918 una de sus legendarias canciones en 1918, en el año de la fundación de la Checoslovaquia independiente. Voten por los mejores temas checos en nuestro concurso La Canción del Siglo.

■ El 6 de enero de 1918, los diputados del Consejo Imperial lanzaron la Declaración de Reyes Magos que solicitaba una autonomía común para los checos y eslovacos en el Imperio Austrohúngaro.
■ El 18 de octubre fue firmada en París la Declaración de Washington, en la que Tomáš Garrigue Masaryk, Milan Rastislav Štefánik y Edvard Beneš proclamaron la independencia de la nación checoslovaca.
■ El 28 de octubre el Comité Nacional fundó Checoslovaquia. Esta fecha ha sido proclamada como el Día de la Fundación del Estado Checoslovaco Independiente.

En 1918 fue fundada la República Checoslovaca. Pero eso sucedió hasta en octubre. En enero, la gente aún vivía uno de los últimos meses de la interminable Primera Guerra Mundial.

En el país se sufría hambre, la gente hacía interminables colas para conseguir pan, leche o, al menos, un trozo de carne, y además estaba de luto por los caídos, que habían muerto en el frente ruso o italiano.

Por su parte, lejos de casa, los soldados en las trincheras también sufrían hambre, frío y una desesperación apática. Algunas unidades e individuos lograron desertar al otro bando y así surgieron las famosas legiones checoslovacas.

Karel Hašler, foto: public domainKarel Hašler, foto: public domain Y en esta atmósfera viene una de las leyendas de la cultura checa, Karel Hašler, entonces actor, director, y sobre todo cantante, compositor y letrista muy popular, con una canción militar titulada ‘Los treintaicincoañeros’ (Pětatřicátníci). El tema está dedicado al renombrado 35º regimiento de infantería de Pilsen, que siempre hacía honor al sector militar checo, y tras el año 1918 ayudó notablemente a defender la independencia y las fronteras de la naciente Checoslovaquia.

El lema en la bandera del regimiento decía “PERSISTIREMOS HASTA GANAR”, lo que incitaba a los soldados no solo a seguir adelante, sino también regresar a casa después de las batallas. Sin embargo, durante los combates en el frente ruso e italiano muchos de los “treintaicincoañeros” checos perdieron la vida. Lo insinúa también la tercera estrofa de la canción de Hašler que dice:

El regimiento de Pilsen
¡Dios, cielos, ostras!
Al norte, donde corre el agua
Enterrado yace bajo tierra
Sobre su cabeza el vientito susurra
Una canción meditativa

La canción sobre los muchachos como flores, que no saben qué es el miedo, la compuso y grabó Karel Hašler en 1918. Desde entonces ha sido versionada muchas veces. Incluso se convirtió en el himno del equipo de hockey sobre hielo de Pilsen.

 

¡Voten su canción del siglo!

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)