Con san Esteban llegan los villancicos

Un día después de la Navidad, llega la popular fiesta de san Esteban. En esta emisión de Navidad les contaremos un poco más sobre la historia de esta celebración y hablaremos sobre los villancicos más típicos en la República Checa. Esperamos que lo disfruten.

Foto: ČTFoto: ČT El 26 de diciembre es el día de san Esteban, una fiesta nacional en la República Checa que se une a las fiestas previas del 24 y 25 de diciembre. Esta fiesta es una celebración familiar que da lugar a encuentros entre las familias y los amigos. Pero si hay que destacar una tradición especialmente interesante en esta fiesta, es la de cantar villancicos.

Para que nos explique un poco más sobre el día de san Esteban, en Radio Praga hemos hablado con Pavel Pola, prior de la Orden de los Carmelitas Descalzos en Praga. En primer lugar, deberíamos ir al origen de esta fiesta para saber cómo surgió. Pavel Pola nos habla sobre quién fue san Esteban.

“San Esteban fue uno de los primeros diáconos y fue el primer mártir Cristiano. Es del primer siglo, de la primera Iglesia inmediatamente después de la muerte de Jesús”.

Hace unos años en Radio Praga surgió la idea de crear un coro y grabar villancicos navideños checos. Aunque la grabación no es del todo profesional, cantamos de todo corazón para todos los amigos de nuestra emisora.

San Esteban fue el primer mártir del cristianismo, es por esta razón que se le conoce como “protomártir”. Sobre su vida se habla en el libro Hechos de los Apóstoles, perteneciente al Nuevo Testamento. Aunque se desconoce su fecha de nacimiento, su muerte está datada alrededor del 34 d. C. en Jerusalén, donde murió lapidado.

La veneración a este santo es bastante antigua y hay referencias a la celebración de este día desde el siglo V. Se dice que la localización de los restos del santo le fueron revelados mediante un sueño a un sacerdote llamado Luciano. Más tarde, esos restos se trasladaron a la abadía de Hagia María en Jerusalén, el 26 de diciembre del 415, fecha que seguimos conservando para su celebración.

También es interesante el origen de su nombre, como nos comenta Pola.

“El nombre Esteban viene del griego, en este idioma significa ’corona’”.

En efecto, su nombre procede de la palabra griega stéfanos. Este significado de “corona” podía entenderse en griego antiguo como una forma figurada de decir “victorioso”. Por otro lado, el significado de esta fiesta es importante, ya que llega justo después de la Navidad, y nos recuerda el sacrificio del primer mártir. Por esta razón, existe un marcado contraste entre la celebración de un nacimiento, como es el del Niño Jesús durante la Navidad, y el recordatorio posterior de alguien que murió por defender el cristianismo. Pavel Pola nos da su visión de esta celebración.

Pavel Pola, foto: archivo de Pavel PolaPavel Pola, foto: archivo de Pavel Pola“Para mí, es sobre todo una fiesta religiosa que celebramos el 26 de diciembre, después del día de la Navidad. Y creo que es bonito que después de la Navidad, que podría ser un poco romántica, tengamos esta fiesta que nos dice algo serio”.

El día de san Esteban incluye muchas tradiciones en la República Checa. En el ámbito eclesiástico está considerado un día más serio. Se celebra una misa más solemne donde se lee la parte del Nuevo Testamento que habla de este mártir. Pero en el ámbito popular es un día bastante alegre que se suele utilizar para visitar a amigos y familiares. Entre las tradiciones más importantes se encuentra la de cantar villancicos, y hay incluso algún plato típico que degustar, tal y como afirma Pavel Pola.

“El 26 de diciembre hacemos una misa un poco más solemne. Se leen los textos de la Biblia que hablan de Esteban. Y en este día en la República Checa hay también costumbres populares, por ejemplo, se come la oca, es la comida típica para este día. Y se cantan los villancicos típicos y la gente en los pueblos pequeños, en las ciudades no se hace ya, va a casa de los vecinos cantando los villancicos y ellos les regalan algo”.

Villancicos tradicionales

Y en los villancicos es donde nos gustaría detenernos especialmente, amigos de Radio Praga, para que ustedes conozcan algo más sobre la historia de las canciones navideñas más populares en Chequia.

Foto: ČTFoto: ČT Al igual que en tantos otros países, en la República Checa también se cantan villancicos en Navidad. Aunque la tradición, está cada vez más relegada a los pueblos. Tradicionalmente, en el día de San Esteban, los grupos de jóvenes suelen visitar las casas de los vecinos y cantar villancicos a cambio de algunas golosinas.

En checo, villancico se dice koleda. Esta palabra deriva del latín calendae, con el que los romanos hacían referencia al primer día del mes en su calendario. Ya desde los tiempos eslavos este término se relacionó con el solsticio de invierno y el primer día del año. Con el tiempo, acabó refiriéndose a los regalos que se daban en esta celebración y más tarde a las canciones que la gente iba cantando de casa en casa pidiendo limosna. El dueño de la casa daba dinero a los visitantes, que además de cantar, le ofrecían a los anfitriones varillas de sauce con frutos secos.

Podríamos comenzar hablando de un conocido villancico que precisamente hace referencia a este día. Se trata de “Koleda, koleda Štěpáne”, que exactamente no es un villancico del canon clásico, sino un villancico creado a partir de una copla popular en la que un chico se queja por haber perdido sus golosinas: “Koleda, koleda, Esteban, ¿qué llevas en tu jarro? Llevaba golosinas, pero me he resbalado sobre el hielo y me he caído, entonces se acercaron unos perros, se comieron todas las golosinas y me destrozaron los zapatos”.

Mientras que en los pueblos, durante la Edad Media, era frecuenta escuchar coplas navideñas en checo y con temáticas populares, en la ciudad predominaban los villancicos en latín, que eran fragmentos extraídos de textos litúrgicos, relacionados en muchos casos con la adoración del Niño Jesús. Sin embargo, con el paso de los siglos, se fue haciendo más normal traducir los villancicos del latín al idioma local. En la República Checa, las primeras traducciones datan del siglo XV.

Foto: ČTFoto: ČT Pero muchos de estos conocimientos no habrían llegado hasta nosotros sin la importante labor de Jan de Holešov. Este monje benedictino, que también fue un reconocido humanista, escribió un manuscrito donde describió las costumbres y canciones navideñas de la época. Gracias a este manuscrito, que es un gran documento etnográfico para su tiempo, conocemos el villancico eslavo más antiguo del que se tiene constancia.

Como decíamos, la adoración del Niño Jesús es uno de los temas principales en los textos navideños. Precisamente sobre este tema, el nacimiento del Niño Jesús, habla uno de los villancicos más populares, llamado “Nació Jesucristo”.

Entre los compositores checos, cabe destacar al humanista Jan Campanus de Vodñany, que además de ser compositor, también fue poeta y pedagogo. Nació en el siglo XVI en Vodñany, una pequeña ciudad del sur de Bohemia. Campanus llegó a ser rector de la Universidad Carolina de Praga y fue de los pimeros compositores conocidos en realizar villancicos.

Entre los villancicos checos más famosos, tenemos, por ejemplo, uno que se titula “La Virgen ha dado a luz un niño”.

Respecto a compositores checos posteriores, podemos destacar a Adam Václav Michna de Otradovice, un poeta, compositor y organista del barroco temprano que compuso muchos villancicos navideños a cuatro voces. Sus canciones comenzaron a interpretarse en las iglesias, pero alcanzó tal popularidad, que con el tiempo se fueron extendiendo también al campo. Uno de sus villancicos más conocidos se titula “Queriendo que durmiera”.

Un poco posterior, pero todavía en el siglo XVII, tenemos una obra del compositor Karel Holan Rovenský muy frecuente en los cancioneros de la época, se trata de "Ya salió el sol de la estrella".

Foto: ČTFoto: ČT Un siglo más tarde, durante el barroco tardío, empezaron a componerse las pastorales checas, unas composiciones pensadas para que la voz del cantante o del coro fuese acompañada por instrumentos. Las pastorales eran habituales en las misas navideñas de la época. Una de las más típicas es “Aquí, aquí, pastores”. Esta pastoral invita a los pastores a ir lo antes posible a Belén para dar la bienvenida al Niño Jesús.

Además de los villancicos, también tienen una gran importancia las misas navideñas. Si hablamos del contexto checo, no podemos olvidarnos del compositor Jakub Jan Ryba, que nació en la segunda mitad del siglo XVIII y cuya obra se encuentra entre el Clasicismo y el Romanticismo. A él pertenece la misa de Navidad más importante de Chequia y que se sigue realizando a día de hoy cada 25 de diciembre. Esta composición es conocida como “Misa checa de Navidad”. Este símbolo de la Navidad checa goza de tal popularidad que es conocida también en algunos países extranjeros.

Pero el repertorio checo no solo está compuesto por villancicos antiguos, también existen composiciones modernas de autores que crean nuevas letras para los ritmos y melodías de las canciones navideñas. Entre ellas tenemos “Navidad, la Navidad está llegando“, de los autores Josef Vomáčka y Zdeněk Borovec.

El manuscrito de la 'Misa checa de Navidad' de Jakub Jan Ryba, foto: Martina SchneibergováEl manuscrito de la 'Misa checa de Navidad' de Jakub Jan Ryba, foto: Martina SchneibergováOtros villancicos son clásicos conocidos en casi todo el mundo y, por supuesto, también aquí en la República Checa. Un ejemplo de villancico mundialmente conocido es “Noche de paz”, de origen austriaco y cuya letra fue compuesta por el sacerdote Joseph Mohr y la música por Franz Xaver Gruber. Se interpretó por primera vez en 1818 y a día de hoy se ha traducido a 300 idiomas. Entre ellos, no podía faltar el checo.

Estoy seguro de que también les debe sonar el villancico titulado “Adestes fideles”, un villancico cuya autoría y fecha es objeto de debate, pero que se sitúa generalmente a mediados del siglo XVIII. La letra de este villancico está en latín, y aquí volvemos a encontrarnos con la temática de adoración recién nacido Niño Jesús, pues el contenido de la letra consiste en una llamada a los fieles para adorar al Salvador.

Como ven, el mundo de los villancicos está lleno de melodías y letras que a todos, a cada uno en su respectivo idioma, nos traen las buenas vibraciones de esta época tan propicia para encontrarnos con nuestros amigos y familiares. Nosotros, desde Radio Praga, esperamos que este programa especial del día de san Esteban les hayan hecho más amenas estas fechas. Y por supuesto, les animamos a que nos comenten algo sobre los villancicos en sus respectivos países a través de nuestras redes sociales.

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)